Un error en el protocolo y una vida que duele

CUANDO OCURREN COSAS COMO LA DEL POLICÍA caído en Ciudad Guadalupe, da coraje porque la muerte ha tenido que ver con la falta de cumplimiento de protocolos elementales.

Esta cuidad no necesita mártires… y el valeroso elemento bajó sin chaleco antibalas.

Bueno, es cierto que no hay suficientes… es cierto que el anterior Alcalde, César Garza Villarreal, no compró implementos como esos para proteger a los elementos… eso es una irresponsabilidad mayúscula.

Pero bueno, aparte de no comprar los chalecos, dejó las finanzas del municipio en la vil calle, fue irresponsable en todos sentidos.

Sin embargo, si es que los policías deben salir así, algunos sin chaleco, es obvio que al patrullar en tales condiciones no debieran arriesgarse en zonas de riesgo con personas armadas.

Es una pena lo que ocurre, pero da coraje ver caer a un valiente en estas condiciones, y antes irresponsabilidades enormes.

SIGUE LA TAREA DE LIMPIEZA… sobre todo, aquella que tiene que ver con quienes estaban operando en San Pedro y pretendieron quedarse con una plaza que tenía dueño.

Esta clase de ejecuciones van a continuar.

Como respuesta, hay que esperar algunos “recaditos” e inclusive mantas, porque hasta ahora el grupo que está siendo desplazado no ha mostrado capacidad para resistir.

Los están cazando como a conejos.

AHORA SE INCREMENTAN LOS PATRULLAJES de Policía Militar en unidades de Fuerza Civil, ya estaban en buen número, pero se incrementan…

Con información de Inteligencia, ya tienen zonas específicas en dónde se requiere su presencia para inhibir o para doblegar apestosos, de los que traían fuero por cuenta de quienes deberían perseguirlos.

Y no se esperan muchos episodios de enfrentamiento, porque nomás vieron las unidades y se escondieron.

No se preocupen, van a ir por ellos a domicilio.