Trump, haría entrar a México en una etapa de desaceleración

CIUDAD DE MÉXICO, (SUN).- En 2017 México crecerá apenas 1% con lo cual entra en una etapa de desaceleración económica, como consecuencia de la incertidumbre por el cambio en su relación con Estados Unidos a partir de la llegada de Donald Trump, informó BBVA Research.

“En México, la incertidumbre sobre las políticas en EU afectará a la inversión, lo que unido a una política monetaria más restrictiva y a una desaceleración en el consumo debido a la mayor inflación que traerá la depreciación del peso, generará una desaceleración de la actividad económica en 2017 respecto a un ritmo de crecimiento de alrededor de 2.3% en los años previos”, destacó el área de análisis del banco español.

En su reporte “Situación Latinoamérica” correspondiente al primer trimestre de 2017, la firma dijo que en contraste, esta región del mundo se recuperará después de cuatro años de desaceleración económica, con lo que tendrá un crecimiento también de 1%.

Para 2018, BBVA Research espera que la economía mexicana crezca 1.8%.

Según la firma, los riesgos alrededor de sus previsiones de crecimiento siguen sesgados a la baja, debido principalmente al ruido político en la región, que interacciona con un ciclo electoral muy denso con elecciones importantes en 2017 y 2018 en casi todos los países.

“Asimismo, el retraso en obras clave de infraestructura en algunos países puede afectar no solo directamente el crecimiento por la menor contribución a la demanda sino a la confianza de las empresas y familias. Por el lado externo, los riesgos se centran en la incertidumbre acerca de las políticas económicas que terminará implementando la nueva administración en EU así como en el proceso de reducción de los desequilibrios macroeconómicos en China, que podrían afectar bruscamente al crecimiento en ese país”, explicó.

BBVA Research destacó que mientras en América Latina la inflación tenderá a la baja, en México llegará a 6% durante 2017 por el encarecimiento del precio de las gasolinas.

“Prevemos que en México la inflación aumentará gradualmente durante el año hasta alcanzar el 6% al cierre y sólo volverá a moderarse y converger otra vez hacia el rango objetivo en 2018. Se tratan de previsiones significativamente más altas que las que teníamos anteriormente, lo que se explica básicamente por la mayor depreciación de su divisa y el proceso de liberalización de precios de la energía”, añadió.

Sobre el tipo de cambio, la firma tiene un estimado de 22.09 pesos por dólar para este año.