Hijo de Maduro amenaza con asaltar la Casa Blanca si EU ataca Venezuela

Durante una sesion ordinaria de la Asamblea Constituyente de Venezuela, de la cual es miembro, Nicolas Maduro Guerra, hijo del dictador venezolano Nicolas Maduro, advirtio ayer al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que el pais petrolero respondera con “fusiles en Nueva York” y tomaria la Casa Blanca en caso de una invasion militar a la “patria de Bolivar”.

“Si se diera el supuesto negado de mancillarse (ofender) el suelo patrio, los fusiles llegarian a Nueva York, senor Trump, tomariamos la Casa Blanca, (porque) hasta Vietnam se quedaria pequeno”, dijo el hijo del dictador en la sesion donde encontro eco a sus palabras de la cupula del gobierno represor.

“Pero no es lo que queremos, nunca hemos sido ni seremos gente de guerra (...), métase en sus asuntos, solucione sus problemas, senor Trump”, agrego.

INFAMIA. Asimismo, la presidenta de la Asamblea Nacional, Delcy Rodriguez, aseguro que esta representacion respaldara a Nicolas Maduro, ante las “infames amenazas” de su par estadunidense, Donald Trump, informaron medios estatales.

Delcy Rodriguez, excanciller de la llamada revolucion bolivariana, califico como “cobardes, insolentes e infames” las declaraciones de Trump “contra la sagrada soberania de Venezuela”.

“La ANC actuara para acompanar al Jefe de Estado @NicolasMaduro en la defensa de nuestra amada Venezuela! #TrumpRespetaAVenezuela”, indico la constituyente a través de Twitter donde aseguro que las “ofensas y agresiones contra la mas alta investidura del pais (Maduro) seran repudiadas por el pueblo antiimperialista de Venezuela”.

CRISIS. La instalacion de dicha Asamblea Constituyente, integrada unicamente por chavistas, disparo la tension politica entre Caracas y Washington que ve este organo como un ente dictatorial por haber sido elegido en medio de un proceso que consideran fraudulento.

Trump dijo el viernes que su gobierno no descarta una “opcion militar” para resolver el “lio muy peligroso” que atraviesa Venezuela, sumida en una oleada de protestas antigubernamentales que ha dejado al menos 129 muertos en cuatro meses de manifestaciones.