224 la cifra de muertos por sismo en el Centro del País; hay más de 20 niños fallecidos bajo ruinas de escuela

Foto: Cuartoscuro

Varias horas después del sismo de 7,1 grados que sacudió el centro de México y dejó al menos 224 muertos en cinco estados, las imágenes se repetían: edificios destruidos, rostros descompuestos por la angustia y cientos de personas trabajando codo a codo con las autoridades para rescatar a quienes quedaron atrapados bajo los escombros. 

El temblor produjo grietas, derrumbes e incendios en comercios, escuelas, hospitales y oficinas de la Ciudad de México. Diversos negocios cerraron, el tráfico mantenía las avenidas paralizadas y desde sus automóviles la gente escuchaba con preocupación los últimos reportes de daños y fallecidos. 

Horas después del sismo, rescatistas seguían buscando entre los restos de una escuela primaria que se derrumbó parcialmente en el sur de la ciudad, buscando a niños que pudieran haber quedado atrapados. Algunos familiares dijeron que habían recibido mensajes de texto de dos niñas en el interior. 

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, visitó el lugar el martes por la noche e informó que se recuperaron 22 cuerpos, dos de ellos de adultos. En comentarios transmitidos en El Financiero TV, el presidente también dijo que había 30 niños y ocho adultos más desaparecidos. Los rescatistas seguían buscando entre pauses para escuchar si se oían voces entre los restos. 

El sismo ocurrió menos de dos semanas después de otro de 8,1 grados de magnitud que dejó más de 90 muertos en el sur del país. También coincidió con el aniversario del terremoto de 1985, el más letal en la historia del país, que dejó miles de fallecidos sólo en la capital. La mañana del martes se realizó un simulacro a nivel nacional para recordar este hecho. 

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) señaló que el sismo tuvo una magnitud de 7,1 grados y que el epicentro se ubicó a cinco kilómetros al noreste de la localidad de Raboso, en el estado de Puebla. El movimiento, que tuvo 51 kilómetros de profundidad, se registró poco después de la una de la tarde hora local (18:14 GMT). 

Por la noche, el Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, precisó en su cuenta de Twitter que el número total de fallecidos ascendió a 224

Horas antes se informó que al menos 70 personas habían sido hospitalizadas por heridas tras el temblor. Algunos reportes señalaban que un par de niñas enviaron mensajes de WhatsApp a sus familiares mientras permanecían bajo los escombros de una escuela que se desplomó, pero esto no pudo confirmarse de inmediato. 

Con el paso de las horas voluntarios se unieron a las autoridades para ayudar a retirar escombros y buscar víctimas. En el sur de la capital mexicana tres torres de apartamentos colapsaron en una misma calle. En los alrededores se observaban civiles removiendo ladrillos y trozos de concreto en carritos de supermercado mientras otros compartían botellas de agua a quienes excavaban. 

Carlos Mendoza, de 30 años, ayudó a remover escombros y auxiliar en el rescate de víctimas en uno de los edificios caídos en la colonia Roma. Cubierto de polvo, dijo que llevaba tres horas trabajando y había logrado sacar a dos personas vivas del derrumbe. “Al ver esto, venimos a ayudar. Está fea, muy fea... Es muy triste, alarmante”. 

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México suspendió por varias horas sus operaciones, pero anunció la reapertura tras verificar que no se presentaron daños en las pistas. 

Después del terremoto, Peña Nieto ordenó evacuar los hospitales con daños y trasladar a sus pacientes a otras unidades médicas. 

Las primeras imágenes que circularon en televisión y redes sociales dieron cuenta de los derrumbes en las colonias Condesa y Roma y al menos un edificio se desplomó en la Zona Rosa, todas en la zona centro de la capital. También mostraron afectaciones al sur de la ciudad, donde una de las tribunas del estadio Azteca se cuarteó. 

Edith López, vendedora de un mercado de 25 años, dijo que estaba en un taxi cuando se sintió el temblor y que observó cómo se rompían las ventanas de algunos edificios. De inmediato trató de localizar a sus hijos, que había dejado encargados a su madre. 

En la colonia Roma, Alma González estaba en su departamento cuando el terremoto colapsó el piso más bajo de su edificio y le impidió salir. Sus vecinos la ayudaron montando una escalera en el techo para que pudiera salir a través de una ventana. 

“Yo le agradezco a mi padre Dios, que nos tiene aquí por algo”, dijo. 

Cerca de ahí, en la avenida Álvaro Obregón, Gala Dluzhynska tomaba una clase junto a otras 11 mujeres cuando empezó el sismo. Tan pronto inició el movimiento, ella y sus compañeras salieron corriendo mientras escuchaban cómo las ventanas y el techo crujían a sus espaldas. Tras caer por las escaleras la gente empezó a caminar por encima de ella. La mujer gritó por ayuda y alguien le tendió una mano para levantarse. Dice que el polvo era tan denso que no podía ver nada. 

"Ya no habían escaleras, eran piedras". 

Cuando finalmente lograron llegar a la entrada el edificio estaba cerrado, pero un guardia de seguridad abrió la puerta. 

Afuera, el caos. 

"Yo creo que sobrevivimos los que éramos más abajo", dijo la mujer. En el lugar aún buscan a una de sus compañeras. 

El pasado 7 de septiembre se registró un temblor de 8,1 grados de magnitud en el sur del país que también se sintió en la capital mexicana y dejó 90 fallecidos además de miles de viviendas dañadas o derruidas, sobre todo en los estados sureños de Chiapas y Oaxaca.

Mensaje del Presidente de la República a la Nación: