Elecciones a la vista

Restan poco menos dos meses para que se termine el año y de cara a los comicios del 2018 está en pleno la efervescencia preelectoral en Sinaloa.

El PAN, instalado en la tercera fuerza política en Sinaloa, decidió irse por la consulta de bases para definir las candidaturas.

Desde antes de las elecciones del 2015, las fracturas internas del blanquiazules eran ya profundas y las disputas se agudizaron con la elección interna, que ganó el concordense Sebastián Zamudio, quien ni ha podido al menos mantener la unidad dentro del partido. Ahora empiezan las traiciones, el fuego amigo en la     disputa por las postulaciones y el pronóstico es el de un mayor deterioro del partido que lo podría orillar a la derrota antes del inicio de la contienda.

En el PRI hay quienes ya adelantan vísperas y en el ánimo preelectoral no hay quien se descarte de alguna candidatura.

Al menos entre los diputados locales y federales no hay uno solo que se pronuncie por las diputaciones federales y hasta senadurías. Tienen, sin embargo la desventaja de la inconformidad ciudadana por los aumentos de impuestos, el solapamiento de los excesos de anteriores gobernadores y el retrocesos en las políticas de transparencia que han marcado su labor desde el principio.

Falta saber las definiciones en el PAS, que dependen casi completamente de su líder, Héctor Melesio Cuen y los amarres que hará en los próximos meses para aumentar el control en el Congreso del Estado y el reparto de las cuotas de poder.

Así, se prevé que los próximos dos meses sean de definiciones y de una encarnizada lucha en los partidos se Sinaloa.