China eliminará polémica práctica de detención contra miembros del partido

Pekín, 8 nov (EFE).- Las autoridades chinas presentaron un proyecto de ley para eliminar la práctica del “shuanggui”, criticada por los defensores de derechos humanos porque presuntamente utiliza la tortura contra miembros del partido comunista para obtener confesiones, informó hoy la agencia estatal de noticias Xinhua.

El nuevo sistema de detención que se propone pretende “salvaguardar los derechos de las personas que están siendo investigadas” a través de diferentes medidas como la eliminación del “shuanggui”, que ha causado “delicados problemas legales”, reconoce la agencia.

El año pasado, Human Rights Watch denunció en un informe esta práctica empleada durante la campaña anticorrupción emprendida por el presidente Xi Jinping y por la que presuntamente un organismo secreto especializado actúa al margen de la ley torturando a sospechosos para obtener confesiones.

Algunas de las técnicas empleadas, asegura la organización, son las desapariciones forzosas y todo tipo de torturas, desde la privación del sueño o de agua o comida, hasta palizas.

El nuevo proyecto de ley prohíbe que cualquier cuerpo de supervisión o los investigadores puedan insultar o maltratar a los detenidos, por lo que el interrogatorio deberá grabarse en vídeo.

Los familiares de los detenidos deberán recibir un aviso sobre la detención en un plazo de 24 horas especificando la fecha y la duración del interrogatorio para “garantizar la seguridad de los detenidos”, detalla el borrador.

Según Xinhua, las autoridades chinas pusieron en marcha un programa piloto el pasado enero para probar este nuevo sistema de supervisión en Pekín y en las provincias de Shanxi y Zhejiang y, asegura, se han obtenido buenos resultados.

El proyecto de ley estará abierto a comentarios hasta el próximo 6 de diciembre, aunque no se especificó cuándo podría entrar en vigor.

Aunque estas detenciones ilegales y torturas están dirigidas a miembros del partido comunista sospechosos de corrupción, múltiples organizaciones han denunciado en el pasado la utilización de estas prácticas contra disidentes o activistas. EFE

Share on: WhatsApp