Bienvenida imperial del presidente Xi a Trump en su primer viaje a China

Los presidentes de China, Xi Jinping, y EU, Donald Trump, escenificaron hoy en el antiguo palacio imperial de Pekin el buen momento de relaciones entre las dos grandes potencias, en el primer dia de visita del mandatario norteamericano a China.

Xi fue recibido por Trump el pasado mes de abril en su lujosa mansion de Mar-a-Lago, en Florida, y el protocolo del pais asiatico entendio que para igualar el gesto hacia falta un escenario no menos regio, asi que Xi dio la bienvenida a su homologo estadounidense en la Ciudad Prohibida, algo muy poco habitual.

Poco después de que el Air Force One llegara al aeropuerto de Pekin procedente de la base aérea surcoreana de Osan, Trump y su esposa, Melania, montaron en el Cadillac presidencial blindado (también conocido como La Bestia) y viajaron al palacio seguidos por una comitiva de casi un centenar de vehiculos.

En este monumento del siglo XV, situado justo al norte de la Plaza de Tiananmen y que sirvio hasta 1911 de residencia y centro de gobierno de los emperadores Ming y Qing, Xi y su esposa, Peng Liyuan, una famosa soprano en su pais, recibieron a los Trump a la entrada del Salon de los Tesoros.

Los dos lideres y sus esposas disfrutaron a continuacion de una tradicional taza de té, en un acto distendido con el sobrio y elegante fondo de una acuarela china, sentados los cuatro en antiguos muebles de diseno oriental.

Trump enseno a Xi, con su teléfono movil, un video de su nieta Arabella recitando en chino (esta vez la hija de Ivanka Trump no pudo hacerlo en persona, como hace medio ano en Mar-a-Lago) y el mandatario asiatico aseguro que la nina ya era famosa en China y merecia la maxima nota de sus profesores por su dominio del mandarin.

Tras el té, las dos parejas recorrieron diversas estancias de la Ciudad Prohibida, un monumento de 9.999 habitaciones, segun la leyenda, que cada dia visitan decenas de miles de turistas, pero que estaba vacio para la ocasion por motivos de seguridad.

Melania, vestida de riguroso negro, paso algunos apuros para caminar por los adoquines que componen los suelos en los inmensos patios interiores del palacio con sus altos tacones de aguja, aunque fue peor para un fotografo de la comitiva, que tropezo con el empedrado y se rompio las gafas y la camara.

Los cuatro visitaron el Laboratorio de Conservacion Cientifica del palacio, donde pudieron conocer el trabajo de restauradores en las antiguas reliquias palaciegas.

Mas tarde, en el llamado Salon del Cultivo Mental, los presidentes y primeras damas asistieron a un espectaculo de opera tradicional china, donde Trump disfruto especialmente de una secuencia acrobatica de "El Rey Mono", una de las mas famosas obras de este arte escénico.

Los anfitriones e invitados posaron con los actores antes de la cena de gala que, también en un ambiente intimo, ofrecio Xi a Trump, como término de una primera jornada mas destinada a tejer lazos de amistad personal que a tratar temas espinosos, como la crisis de Corea del Norte o el déficit comercial, asuntos que abordaran manana.

El familiar recibimiento de Xi y esposa al matrimonio Trump es poco habitual en visitas de Estado en China, ya que tradicionalmente los lideres extranjeros se encuentran con el mandatario chino y la primera dama en un recinto de aires comunistas y protocolo mas estricto, el Gran Palacio del Pueblo, sede del Legislativo.

Xi y Trump, en todo caso, se encontraran alli manana, en la reunion de trabajo que mantendran las dos delegaciones, donde se espera que China y EEUU firmen importantes acuerdos comerciales.

Como aperitivo, el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, y el viceprimer ministro chino para Comercio, Wang Yang, presidieron hoy la firma de una veintena de acuerdos empresariales por valor de 9.000 millones de dolares en el Gran Palacio del Pueblo.

Dichos acuerdos cubrieron sectores como biotecnologia, aviacion o inteligencia artificial, senalaron en la rueda de prensa posterior.