Investigan robos de Rolex en la CDMX y el Edomex

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).- Este 2017, 50 relojes Rolex de diversos modelos fueron robados entre la Ciudad de México y el Estado de México. Esta cifra ha despertado el interés de las autoridades investigadoras y trabajan en conjunto con la empresa distribuidora para rastrear los números de serie y así, detectar la ruta que utilizan los delincuentes para comercializar este producto.

En este sentido, las investigaciones apuntan a que un joyero con locales en esta ciudad, Puebla y Querétaro, es quien hace el pedido de los relojes. Los avances han revelado que ahora además, se venden con facilidad en internet, donde las autoridades han rastreado por lo menos cinco de los productos que se han robados en joyerías locales.

El mercado de estos productos también ya está identificado. Son jóvenes empresarios o “juniors” que invierten poco más de la mitad del precio original de estos relojes, pues mientras en una joyería un modelo de Rolex alcanza los 100 mil pesos, en el mercado negro se pueden conseguir de entre 50 y 30 mil pesos, lo que provoca que los clientes se consigan con facilidad.

Parte de la investigación reveló también que existen por lo menos otras tres agrupaciones que operan de manera similar a la que es conocida como la “banda del mazo“, todos utilizan ésta herramienta para romper con facilidad las vitrinas donde se exhiben las joyerías, sin embargo, solo una cuenta con la red para vender con facilidad en específico esta marca de relojes.

Al respecto, la Procuraduría Capitalina dio a conocer que se ha logrado -solo en este 2017- la detención de tres personas dedicadas solamente al robo de relojes, estos fueron quienes revelaron la ruta de la venta y también cómo hacen la selección de los lugares donde se exhibe esta marca, estas son elegidas al azar sin un patrón en común, por esto, los atracos son esporádicos.

La Procuraduría Local trabaja con sus similares en los estados vecinos para localizar a las persona encargada de hacer los pedidos de relojes, mientras que en la ciudad se sigue la pista de los jóvenes -plenamente identificados- que participaron en el robo de La Pequeña Suiza y de esta manera comprobar sí pertenecen a esta estructura criminal o solo improvisados que aprovecharon la oportunidad.

Las ganancias que arroja el robo y la venta de Rolex son cuantiosos, según las estimaciones de la PGJ, cada producto deja ganancias de hasta 50 mil pesos en efectivo, solo en este año quien se dedican a este negocio ilícito han obtenido poco más de 15 millones de pesos, se sabe también que una vez que el efectivo se les va terminando a los delincuentes planean otro robo o en su defecto, si “el joyero” ordena un pedido, vuelven a ¡las calles.

Asalto en La Pequeña Suiza duro 1 minuto
Según las imágenes de seguridad de la plaza comercial Santa Fe, el robo del domingo pasado duro apenas 1 minuto y medio. Aparentemente los delincuentes ya tenían bien ubicado la vitrina que robarían así como la ruta de escape por lo que llegaron directo a La Pequeña Suiza, obtuvieron lo que quisieron y se perdieron entre la multitud atravesado todo el centro comercial.

Según el primer arqueo que los administradores del lugar entregaron a las autoridades, la perdida fue de 2 millones de pesos aproximadamente, pues los delincuentes se concentraron en llevarse 20 relojes exclusivos, de los que ya se tienen todos los registros para su rastreo, “el asalto duró un minuto y medio, dijo el dueño de la joyería en Santa Fe, Fausto Fuentes, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula.

“Estos relojes no se venden en cualquier lugar, tiene que ser una joyería de prestigio la que los vende, no puede ser un particular“, detalló el empresario, lo que refuerza la investigación que realiza la procuraduría Capitalina para dar con los responsables de los atracos perpetrados los últimos 18 meses en la metrópoli.