¿Quién quiere eso para México?

Andrés Manuel López Obrador.

.

Por Humberto Aguilar

.

Terminaron las precampañas. Todos los medios informaron lo que ocurrió en cada frente. Todos, más o menos en el mismo tenor, salvo las aterradoras declaraciones de Andrés Manuel el domingo en Guadalajara.

Lo ha repetido ya cada ocasión que habla para los medios y el público: “No voy a vivir en Los Pinos”, “Voy a detener la construcción del nuevo aeropuerto”, “Rebajaré los sueldos de todos los servidores públicos, incluso en el Senado y en el Congreso de la nación”, “Marcha atrás a la ley sobre el magisterio”, “Vamos hacer un congreso con todos los maestros para aplicar las reformas convenientes”, “Yo mismo me bajaré el salario a la mitad de lo que gana Peña Nieto”. Todas sus declaraciones son por el estilo, lo que significa una nueva revolución en México sin armas, solo con palabras. Presume y da por hecho Andrés Manuel López Obrador que ya tiene ganadas las elecciones.

Lo que dice en cada lugar que visita es alarmante para las conciencias de quienes vemos las condiciones que se dan en este personaje. En Guadalajara se reunió con Laurel Carrillo, quien está inscrita para contender por la presidencia municipal de Puerto Vallarta. Se dice que prácticamente tiene en sus manos esa candidatura que se dará a conocer oportunamente, puesto que se abren paréntesis de dos meses para reanudar la competencia política en la que se disputarán la Presidencia de México, el Congreso, nueve estados de la República y cerca de tres mil puestos de elección popular.

EL FUTURO DE MÉXICO

A partir de 1821 cuando se declaró la independencia de México se han vivido tres etapas muy importantes: La revolución independentista, incluyéndose la invasión francesa, las memorables batallas hasta expulsar a los extranjeros y fusilar a Maximiliano en el cerro de las campanas en Querétaro.

Siguió una etapa de evolución en la que se crearon los ferrocarriles, las primeras carreteras y la concesión a varias empresas extranjeras de los yacimientos de petróleo. En esta etapa gobernó por 30 años Porfirio Díaz.

Llegó la etapa de la Revolución hasta el triunfo en 1916 de las fuerzas constitucionalistas, comandadas por Venustiano Carranza con los generales sonorenses a un lado. En 1917 se creó la Constitución política en Querétaro, a partir de entonces vino una etapa de evolución con la entrega de las tierras a los trabajadores, con la expropiación de las zonas petroleras, con la creación de escuelas, universidades que en 80 años nos dieron el México que tenemos.

Andrés Manuel promete otra revolución con muchas incógnitas. Da por hecho muchas cosas que posiblemente no van a suceder porque México es un país de leyes que no se pueden borrar de la noche a la mañana. Por lo menos tardaría de dos a tres años el candidato de Morena para lograr todos los cambios que promete, sobre todo el proyecto de pactar con la delincuencia organizada, que se ve punto menos que imposible.

Ese es el México que Andrés Manuel ha proyectado si gana las elecciones el próximo primero de julio.

La entrada ¿Quién quiere eso para México? aparece primero en Vallarta Opina.