Ramo 23 no está regulado y no tiene un objetivo definido: México Evalúa

Ciudad de México.- El llamado Ramo 23,“que no está regulado por ninguna ley y por lo tanto no tiene un objetivo definido que justifique su uso”, registró un incremento de 165 por ciento o 217.9 mil millones de pesos en 2017 respecto al presupuesto aprobado, sostuvo la organización México Evalúa.

Detalló que “al interior de este cuestionado cajón de gasto, llama la atención el sobreejercicio del Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin), el cual, sin contar con reglas de operación, gastó 52 mil millones de pesos adicionales a su presupuesto aprobado”.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) asegura que el Ramo 23 se refiere a provisiones salariales y económicas y mediante él se realizan gastos que no es posible prever en otros ramos.

El incremento que registró el Ramo 23 contrasta con la reducción anual de 16 por ciento o 65.3 mil millones de pesos que tuvo la inversión física del gobierno federal o los recortes de 27 por ciento en el presupuesto de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), de 36 por ciento en la Secretaría de Medio Ambiente y de 7 por ciento de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Además, si la comparación de lo gastado en el Ramo 23 se hace en relación a lo erogado en 2016, el incremento fue de 33 por ciento o 33 mil millones de pesos.

La organización destacó que “el balance total del gobierno federal terminó el año en terreno negativo, con un saldo de menos 226 mil millones de pesos, lo que significa que sus ingresos totales fueron menores a sus gastos” y gran parte de éstos fueron pagos a los intereses de la deuda pública así como de aguinaldos.

Sin considerar el costo financiero de la deuda, hubo un balance primario positivo, es decir la diferencia entre ingresos y gastos porque fue de 183.4 mil millones de pesos, pero eso no fue suficiente para cubrir el costo financiero o los intereses de la deuda que al cierre de 2017 ascendieron a 409.9 mil millones de pesos.

México Evalúa también mencionó que aunque el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), es decir la deuda pública en su más amplia expresión, ascendió a10 billones 31 mil millones de pesos en 2017 y fue la cifra nominal más alta en la historia del país, registró una disminución de 3.4 por ciento al considerar el efecto de la inflación.

En cambio, el gobierno gastó 7 por ciento más respecto al presupuesto aprobado que se tradujo en 274.5 mil millones de pesos más, , aunque hubo una disminución de 8 por ciento real si la comparación se hace con diciembre de 2016.