El recuerdo de una tradición mariana

En este callejón de los abarrotes solamente puede apreciarse el fondo del que era un altar para la Virgen, mismo que dejó de utilizarse hace unos años. Foto:Uriel Molina.

La fe y devoción a la Virgen Concepción de María siguen intactas en el corazón y pensamiento de doña Conny Campos Cajina, quien era una de las encargadas de organizar la Purísima en el mercado Oriental, exactamente en el callejón que hoy se conoce como el sector de los uniformes, hace aproximadamente siete años.

Esta mujer, de ardiente fe católica y fiel promesante de la Virgen, recuerda que más de 500 personas participaban en esa celebración dentro del mercado donde el altar era similar a un Edén, la imagen de la virgen se rodeaba de flores naturales de diferentes estilos y colores.

“Todos los comerciantes participaban, recuerdo que eran largas filas, niños, ancianos y jóvenes le cantaban a la Virgen con exaltado fervor”, explica.

Esa tradición decayó en el rol de actividades de los comerciantes, pero el fervor por la Virgen no se ha perdido, afirma Campos Cajina.

“Se decidió trasladar el altar a la parroquia El Calvario porque era demasiada aglomeración de personas quienes participaban en la Purísima y en los callejones del mercado Oriental ya no cabían”, argumenta

La celebración se realizaba el 6 de diciembre, un día antes de la Gritería a nivel nacional, porque también habían comerciantes que la celebraban en sus hogares el propio día.

“La tradicional ‘gorra’ era reunida por la donación de varios comerciantes además de las diversas actividades que se realizaban dentro del mercado como rifas y bazares”, explica.

Milagros

En la parroquia El Calvario obreros dan los últimos retoques a uno de los altares marianos.
Foto: Uriel Molina.

Además de celebrarse en el sector de los uniformes, otros comerciantes la festejaban en el galerón de las carnes, hace un par de años la capilla donde se colocaba el altar también desapareció.

Doña Rosario Fonseca es otra de las marchantas que celebraba hace años la Gritería dentro del Oriental, pero por su avanzada edad y ciertas enfermedades que le aquejan ahora no le permiten seguir con la tradición que heredó de generación en generación.

“Era un festejo alegre se repartían dulce y productos tradicionales de esta temporada. La Virgen me hizo muchos milagros, me regaló a mi hijo, después que los médicos me negaran la posibilidad de quedar embarazada, por eso le estoy muy agradecida” agrega Fonseca.

Los comerciantes entrevistados ratifican que la tradición no ha desaparecido del todo, ya que muchos acuden a la parroquia El Calvario a celebrar la novena que empezó el pasado 28 de noviembre.

En el Oriental la celebración de la Purísima hoy solo queda como un recuerdo en la memoria de quienes vivieron esta tradición mariana con mucha devoción, aunque los comerciantes no desmienten la idea de volver a recuperarla.

Organizados
A pesar de que en el Oriental ya no se celebre la Gritería en los tramos, hay quienes se han encargado de que la celebración de la novena se haga efectiva, el día martes por la tarde se realizó el rezo de la novena en las instalaciones de la antigua azucarera.

Melba Sánchez, coordinadora política del mercado Oriental, señaló que en el sector del Gancho de caminos era donde generalmente se realizaba, pero ahora se cambió de local, lo que se pretendió con esa actividad era inaugurar el inicio de los rezos de la Purísima en el mercado Oriental.

La entrada El recuerdo de una tradición mariana aparece primero en Periódico Hoy.

el oriental, ultimas noticias, comerciantes, mariana, oriental, purísima, tradición, tramos

Fuente: HOY