Vicente Sanz, el coleccionista de estampillas y libros sobre Rubén Darío

El psicólogo Vicente Sanz lleva 10 años coleccionando libros sobre la obra y vida de Rubén Darío, al igual que los sellos postales que se emiten en honor al poeta nicaragüense.

Explica que su interés por el escritor empezó en sus años de estudios secundarios. “Rubén Darío tiene una vinculación muy importante con España, porque casi toda la mayoría de sus libros se han publicado en España, donde también fue el primer embajador de Nicaragua”, sostiene.

Añadió que sin saberlo, en la ciudad de Palma de Mallorca del país europeo, estuvo viviendo muy cerca de la casa que habitó Darío en todo el invierno de 1906 y fue hace unos años que logró darse cuenta de esa coincidencia.

Difíciles de conseguir

Con el fin de integrarse a la cultura de este país, Vicente empezó a coleccionar sellos postales y notó que en muchos de ellos estaba el rostro del también periodista y diplomático.

“No solamente en Nicaragua, sino también en muchos países de Latinoamérica, en los más importantes, por población, volumen y geografía, habían editado sellos de Rubén Darío a lo largo del tiempo, especialmente conmemorando el centenario de su nacimiento”.

Explica que los sellos no son tan caros, pero que son difíciles de conseguir porque en Nicaragua no hay mercado.

“Tuve que traerlos de España, Alemania, algunos de Costa Rica y es ahí que fui haciéndome de una colección bastante interesantes con sellos de Rubén Darío, dando el salto a todo lo que era documentos, especialmente libros en sus primeras ediciones que a uno lo seducen y entusiasman”, revela.

Para Vicente Sanz, el hecho de que en otros países se usen estampillas con el rostro de Darío “es porque Rubén Darío tiene un significado especial para toda Latinoamérica. En 1988 con la publicación del libro Azul, empezó a renovar las letras españolas, la manera de escribir, hacer relatos y poesías”, comenta.

La entrada Vicente Sanz, el coleccionista de estampillas y libros sobre Rubén Darío aparece primero en La Prensa.