Sistema eléctrico inestable en Nicaragua

Aunque las causas de la incidencia que llevó al país a un apagón nacional el lunes pasado aún no han sido aclaradas por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), lo que queda claro es que Nicaragua tiene un sistema eléctrico inestable (sin estabilidad dinámica) por exceso de energía eólica y la entrada de plantas térmicas sin capacidad de respuesta, como las Che Guevara y las Hugo Chávez.

“Ante una contingencia, nosotros no tenemos estabilidad dinámica desde el 2010, por efecto que lo que han entrado son generadores eólicos, eso va a provocar que cuando haya una contingencia inevitablemente hay riesgo de ir a un apagón general”, explicó el ingeniero eléctrico Fernando Bárcenas, expresidente del Consejo de Operaciones del Mercado Mayorista de Nicaragua.

Paralelo a la entrada de los eólicos “se instalaron, en dicho período, 230 megavatios de generación térmica de las plantas Che Guevara, con baterías de plantas Hyundai de 2.5 megavatios, que no tienen constante de inercia, de modo que su esquema de protección actúa con pequeñísimas variaciones de la frecuencia del sistema. Con lo cual, ambos tipos de planta (eólicas y las Che Guevara), en lugar de contribuir a la recomposición del sistema, lo agravan al salirse de operación”, añade Bárcenas.

Para tratar la estabilidad del sistema, en el Plan de Expansión de Generación Eléctrica, creado por el Ministerio de Energía y Minas (MEM), Enatrel y el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC), se planteó la entrada de un generador de Alba Generación de 140 megavatios, para la regulación del sistema.

“Los motores de baja velocidad, con una potencia nominal de 140 megavatios, que debieron empezar a generar desde inicios del 2015 y que aún están en prueba, contribuirían a una correcta respuesta dinámica ante contingencias. Estas plantas debieron ser instaladas a partir de 2007, en lugar de las plantas Che Guevara”, agregó Bárcenas.

Lea también: Vientos, apagones y pérdidas en Nicaragua

Ortega habla del sistema energético

Por su parte, el presidente designado por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Daniel Ortega, en su discurso de toma de posesión la noche del martes 10 de enero, recapitula la entrada de las plantas Che Guevara como un milagro.

“Para esos que piden papelitos, no hubieron (hubo) papeles; si hemos (hubiésemos) esperado papelitos, sencillamente no habría energía en nuestro país. Y él dijo (Hugo Chávez): hay que resolver ya y luego esto lo arreglamos, luego esto lo documentamos, luego esto lo formalizamos. Y de las plantas que iban para Venezuela, él decidió trasladarlas a Nicaragua… ¡Qué gesto más humano, más hermoso, más cristiano el del presidente Chávez!”, dijo en su discurso Ortega.

Asimismo mencionó que están terminando de instalar plantas no renovables, “que son necesarias para situaciones como las de ayer (lunes 9 de enero) que falló la interconexión… Ya con esas plantas, 160 megas de respaldo, entonces puede haber un problema como ese y rápidamente nos desmontamos del sistema y echamos a andar esas plantas y ya no tendremos más problemas… Vamos a tener más estabilidad energética”, expresó.

LA PRENSA intentó conocer la versión de César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), pero no fue posible.

El imperio de Alba Generación

Las plantas Hugo Chávez no vinieron como plantas generadoras del Estado, sino que fueron el génesis del imperio que hoy se denomina Alba Generación, la principal red de generadoras eléctricas del país, que este año alcanzarán una capacidad de casi 300 megavatios, el 50 por ciento de la demanda actual.

Por esas plantas, que son de emergencia, y que tienen altos costos de operación, por lo que permanecen apagadas casi todo el tiempo, los consumidores pagan a Alba Generación la llamada potencia fija instalada, que es lo que se paga para que las mismas estén listas para entrar al sistema en caso de ser necesarias.

La entrada Sistema eléctrico inestable en Nicaragua aparece primero en La Prensa.

nacionales, nicaragua, sistema eléctrico inestable

Fuente: LA PRENSA