Prefiero las cálidas costas de Nicaragua a las gélidas nevadas navideñas

Apuntes sobre la nieve. Las personas que vivimos en regiones tropicales tenemos la dicha de disfrutar un clima privilegiado, incluso cuando hay mucho calor, nos sentamos frente a un abanico o nos vamos a refrescar a un lago o al mar.

Quienes viven en otras latitudes conviven con los crudos inviernos y la nieve. Hermosa visualmente, buena para disfrutarla desde tu casa, muy bien abrigado, pero difícil cuando debes continuar con la cotidianidad de tus labores diarias y enfrentar el frío y la llovizna congelada.

Viendo nevar desde la ventana de la casa, claro está que muy abrigadita, pienso en el nacimiento de esta palabra, si viajamos a sus orígenes podemos ver que etimológicamente procede del latín “nix, nivis”, el cual llegó al igual que muchas otras palabras del griego, en este caso “nifás”.

Nifás puede traducirse como “copos de nieve”. Aclaremos que nieve es el nombre del agua congelada que cae de las nubes, en estado sólido, formada por hermosos y cada uno exclusivos e irrepetibles cristales agrupados en copos, los cuales cubren la superficie terrestre con una “alfombra” de color blanco.

Cuando cae nieve se habla de una nevada, que cuando es ligera puede ser muy bella e ideal para practicar ciertos deportes como el esquí o el snowboard, o simplemente permita a los niños jugar a tirar bolas de nieve o construir muñecos invernales.

La palabra nieve, en algunos países hispanos se utiliza para referirse a un tipo de helado de sabores como en México o Puerto Rico, también debido a su color blanco en el mundo de las drogas se emplea para referirse a la cocaína.

De este sustantivo también se derivan otras construcciones gramaticales como la expresión “Eso es una bola de nieve” para aludir a un asunto que se ha complicado demasiado, y el famoso cañón de nieve que se utiliza para lanzar nieve artificial a las pistas, cuando no se producen muchas nevadas para permitir que las personas sigan disfrutando sus juegos de invierno, como esquiar o patinar.

Prefiero las cálidas costas de Nicaragua a las gélidas nevadas navideñas de estas tierras, pero los afectos personales y un buen café cubano pueden derretir cualquier nevada, por intensa que sea.

La entrada Prefiero las cálidas costas de Nicaragua a las gélidas nevadas navideñas aparece primero en La Prensa.

cultura, hablemos del idioma, costas, idioma, navideñas, nevada, nicaragua

Fuente: LA PRENSA