‘Mi hijo está secuestrado’, madre de Riccardo Francolini

“Siento que a mi hijo me lo tienen secuestrado”, dijo Marisol de Francolini al hacer un análisis del proceso penal que se le sigue al expresidente de la junta directiva de la Caja de Ahorros Riccardo Francolini.

La señora Marisol, durante la homilía que se hizo para pedir por la salud y la libertad de su hijo y la de Jayson Pastor y Gustavo Pérez, dijo que no existen pruebas contra Riccardo Francolini y, a pesar de ello, se le mantiene bajo arresto.

Esta madre señaló que en estos casi tres meses de detención preventiva de su hijo ha pasado momentos muy difíciles para ella y el resto de la familia, principalmente por estas fechas especiales, en las que ha estado lejos de su hijo.

Riccardo Francolini pasó Día de la Madre, Navidad y su cumpleaños detenido en la celda preventiva de la Policía Nacional.

Francolini rompió el silencio, y en una carta a la que tuvo acceso Panamá América aseguró ser objeto de una detención caprichosa por una “democracia donde el odio y el ego remplazaron el amor y la humildad”.

“Los que hoy nos mantienen caprichosamente detenidos se deben mirar en mi espejo, pero ellos tienen una ventaja: no soy un hombre envenenado por el rencor. La vida se encargará de cobrarles las facturas de sus abusos”, argumentó Francolini.

Su esposa, Iraida de Francolini, hizo referencia al hecho de que han pasado más de 60 días para que se resuelva una fianza de excarcelación y no han dado respuestas.

En el Segundo Tribunal Superior de Justicia está un recurso de apelación para que se le otorgue la fianza a Francolini, pero hasta el momento el argumento que se ha dado es que no hay un magistrado ponente.

A esta misa se hicieron presentes figuras políticas, como diputados y el alcalde de San Miguelito, Gerald Cumberbach, quien lo declaró hijo meritorio del distrito. También asistieron líderes evangélicos como Manuel Ruiz.

El diputado Carlos Afú dijo que lo ocurrido contra Francolini, Pastor y Pérez “es algo insólito que jamás pensé que se diera”, al tiempo que destacó que “hay un ambiente de terror en Panamá”.