Irrespeto a la autonomía del Canal

El éxito del Canal de Panamá se debe a su autonomía financiera y administrativa, dada por la Constitución, por lo que es inaceptable la decisión que tomaron los diputados, en días pasados, de hacer modificaciones al presupuesto de la ACP, administradora del Canal de Panamá, en un evidente intento de violar la Constitución, que ellos mismos juraron cumplir el 1 de julio de 2014. Esta acción demuestra la insensibilidad y la falta de vergüenza que estos personajes tienen para con la ciudadanía.

El artículo 320 de la Constitución es claro: el proyecto de presupuesto anual no formará parte del Presupuesto General del Estado y solo puede ser examinado, aprobado o rechazado. En ninguna parte del citado artículo dice que puede ser modificado. El diputado Luis Barría, presidente de la Comisión de Presupuesto, quien ya ha puesto en evidencia su verdadera intención al querer modificar el presupuesto, dijo que el hecho de ser examinado da puerta abierta a que sea modificado, y que los diputados están facultados para hacerlo como en todos los proyectos de ley. La ACP es una entidad constitucionalmente autónoma y como tal cuenta con un presupuesto propio, el cual es obtenido de los ingresos generados por el peaje que se cobra a los barcos que transitan el Canal de Panamá y otras actividades económicas. Al no formar parte del Presupuesto General del Estado, no da cabida a que sea modificado por la Asamblea Nacional, en ese caso le corresponderá al administrador realizar las debidas modificaciones de acuerdo a las observaciones que la junta directiva le haga saber, según el Reglamento de Finanzas de la ACP. Si la Asamblea Nacional siente que el presupuesto elaborado por la ACP no debe ser aprobado tal cual como fue presentado, su única opción era rechazarlo y recomendar a la ACP los cambios que consideraban deben hacerse.

El diputado Barría también mencionó que con esa acción “se está rompiendo paradigmas, pero es lo mejor”. Debemos tener claro que no se pueden romper paradigmas violando la Constitución. Ningún funcionario público está por encima de la Constitución y las leyes.

Esas modificaciones no solo son inconstitucionales, sino que violan la autonomía de la ACP. Por eso, como panameño, me siento preocupado con la actuación que hicieron los diputados. Si en ese momento se atrevieron a violar la Constitución con el tema del Canal, me temo que lo seguirán haciendo más adelante. Agradezco a los diputados que hayan recapacitado y corrigieron su accionar, pero debemos estar alerta para que esto no vuelva a suceder. ¿En qué estaban pensando los miembros de la Comisión de Presupuesto? ¿Se habrán dado cuenta de la aberración constitucional que pretendían cometer?

La Constitución no le da poder a los diputados para modificar el presupuesto del Canal, eso le corresponde la ACP, por lo que los panameños estaremos vigilantes de que respeten la autonomía del Canal, un activo que ha aportado en gran medida al Tesoro Nacional.

El autor es ciudadano