‘Calicho' está devastado

LUTO

El béisbol, como la vida misma te hace forjar relaciones que te llenan el corazón, eso fue lo que construyeron el receptor panameño Carlos Ruiz y el fallecido exlanzador Roy Halladay, una dupla mortal que ponía a temblar a sus rivales en las Grandes Ligas.

Pero el dolor llegó ayer cuando Halladay, dos veces ganador del Premio Cy Young y el segundo lanzador de la historia en tirar un no-hitter en postemporada, murió cuando el avión que él piloteaba cayó al Golfo de México, cerca de la costa de la Florida. Tenía 40 años de edad.

Una llamada a Panamá le rompió el alma a Ruiz, había perdido a un gran amigo.

Horas después ‘Calicho' sacó fuerzas para enviar un comunicado por intermedio de su agente Marc Kligman, en el que reflejó su honda tristeza.

‘Cuando recibí la llamada y escuché la noticia sobre Roy, quedé totalmente devastado. Roy fue uno de los grandes lanzadores que me tocó recibirle; mucho mejor como persona y como amigo, yo quería ganar más para él, que para mí mismo, lo extrañaré mucho. Mis pensamientos y oraciones están con su familia, seres queridos y los que en algún momento lo admiraron de verdad', expresó.

Y es que Ruiz y Halladay gozaron de mucho éxito y respeto; juntos lograron un Juego Perfecto y un ‘no hit no run' en el 2010.

‘Doc' como le llamaban de cariño, ganó 203 juegos con los Azulejos de Toronto y los Filis de Filadelfia durante una carrera de 16 años en la Gran Carpa entre 1998 y el 2013.