Asesino de Diana confesó el crimen a su exesposa

AUDIENCIA

Al parecer cegado por los celos y negándose a terminar la relación que mantenía con Diana Aparicio, con quien tuvo dos hijos de 7 y 9 años, Manuel Díaz tomó la mala decisión de matarla.

La expareja de Diana, podría enfrentar una condena de más de 30 años por femicidio.

El hecho de sangre que estremeció a los residentes en la comunidad de Los Chorritos #1, del corregimiento de Barrio Balboa en La Chorrera, era la crónica de una muerte anunciada, pues eran constantes los episodios de violencia doméstica que se suscitaban en la vivienda, ubicada al final de la calle Juan De Dios.

Hace unos meses Manuel Díaz, de 53 años, le propinó una brutal golpiza a Diana, de 35.

Esta agresión motivó a Diana a presentar una denuncia donde obtuvo una orden de alejamiento, que no sirvió para mantener a su verdugo a distancia.

Al mismo tiempo ella ya había decidido terminar la relación con su agresor, lo que no fue aceptado por él.

Hallazgo del cadáver

El pasado sábado en horas de la noche, los vecinos escucharon otra discusión entre gritos y golpes, luego todo quedó en silencio.

Ya el domingo en la mañana, un ciudadano quien señaló ser el actual novio de Diana, llegó a buscarla.

Sin embargo, al no recibir respuesta se asomó por una ventana y vio el cuerpo sin vida de su pareja tirado sobre un colchón en la sala.

La mujer había sido apuñalada en la cabeza, recibió golpes en los pómulos, boca y antebrazos, todo indica que fue con un tubo. Además fue atada con las manos en la espalda con una extensión eléctrica.

La escena del crimen fue limpiada con la intención de borrar evidencias y en horas de la mañana del domingo, cuando ya la Policía estaba en la casa, vecinos vieron llegar a Manuel Díaz en un pickup transportando una nevera vieja, pero al percatarse de la presencia de las autoridades optó por alejarse.

La fiscal de homicidios y femicidio, Nayeli Gil, solicitó al juez Xavier Flores, la imputación de cargos por femicidio y pidió declarar legal la aprehensión.

El juez ordenó la detención provisional por un plazo de seis meses, mientras duren las investigaciones.

Gil agregó que hay pruebas suficientes para llevar a juicio al sindicado, que incluso horas después de cometido el hecho confesó el crimen a su exesposa, con quien vivió más de 30 años, antes de conocer a Diana.