Turismo con el Carnaval

Por mucho que desagrade a algunos, el Carnaval panameño es una cultura del pueblo. Lo irónico es que no le sacamos mayor provecho desde el turismo. Río de Janeiro se lo tomó en serio y Brasil en su totalidad se unió a la ola y hoy son miles de millones que ingresan al país por el turismo del Carnaval de Río. Ese ejemplo debemos tomarlos nosotros los panameños y lograr que aquí vengan miles de personas a disfrutar de nuestro Carnaval. En Río, las escuelas de Samba se han organizado de tal manera que compiten anualmente por el premio mayor que reditúa en beneficio a los miembros de toda esa escuela. En Panamá debiéramos hacerlo con las tunas y fomentar la sana competencia entre estas y que reciban un incentivo como premio. Esto debe estar claramente coordinado con las autoridades de turismo y los hoteles, de manera que se vendan paquetes carnavaleros por los días de Carnaval. Hoy entran unos 40 000 turistas al Carnaval, pero podemos aspirar a que ingrese un cuarto de millón o muchísimas más personas. Los paquetes de Carnaval deben venderse como tal, la diversión de los culecos y la noche del desfile. Una coordinación clave con las aerolíneas, agencias de viaje, hoteles, guías turísticos, en fin, es toda una logística que entra a funcionar y a facturar, lo que sin dudas dará muchos ingresos al país. Hoy nuestro Carnaval solo se ve como un jolgorio de pueblo para fomentar la borrachera cuando es mucho más, muchísimo más.