Amor, dulce y grato sentimiento

A mor, amor, amor dulce y grato sentimiento, cuando realmente vive en cada uno de nosotros, él pausa en el paradisíaco coexistir y es entonces que se explora absolutamente el vivir feliz, cuando se apodera de todos nuestros sentidos, nos olvidamos de lo que nos hace infeliz, y muestra de tanta dicha es que hasta el que no es artista se inspira notablemente de tanta alegría, y el que es artista se inunda de colosal inspiración, por el indescriptible amor; se respira e inspira a seguir describiendo lo bello de la existencia.

La máxima apetencia de una dama es encontrarse con un varón que sea detallista, apasionado y que la haga sentir sumamente dichosa de su vivir, el amor no es solo sexo ni bienestar económico, un verdadero amor nunca se destruye por muchas dificultades que vivan, si saben conducir sus pensamientos, serán felices para siempre. El leal amor no tiene mirada al dinero, no es fanfarrón a los encantos externos de la figura corporal. Enamorarse no es peligro, no enamorarse si es gran peligro, es un riesgo a no ser feliz, a no descubrir lo preciado que se encuentra en nuestra vivencia cotidiana. Dos personas unidas en exprés exploran lo fabuloso de lo sensitivo.

La sensación que provoca el amor físicamente en todos los sentidos es excepcional y cuando es a distancia, la imaginación a través del viento besa tu ser, el amor inicia por el pensamiento y cada segundo vivido va en desarrollo infinito, el existente amor nunca disminuye es difícil que se destruya, por celo o por vanidad. Amarse mutuamente y apasionadamente es bañarse en un mar de querer, ahí es exactamente donde la piel se enloquece, ciegamente en un diluvio y derroche de dicha, cuando sabemos vivir maravillosamente el deleite corporal, la piel de ambos cuerpos, es como un postre exquisito de esos que nunca empalagan, los besos son jugo encantador y protagonistas de ventura.

Hoy, la práctica del coito es artificial y si lo haces natural vives el inmenso riesgo, de salir contagiado con alguna enfermedad incurable, íntimamente estamos viviendo tensos momentos, esta nostálgica realidad, diariamente se reproduce y aún parece no tener punto final, al compartir grata intimidad siempre llega el pensamiento negativo de que sí, seremos el próximo en sumarnos a la enorme lista de personas contagiadas con cualquiera de las innumerables enfermedades... Cuidemos nuestra salud pues, si no lo hacemos, nos sumaremos a los que están muriendo lentamente en terrible silencio, vamos todos a gozar y también a cuidarnos.

CORAZÓN DE POETA.