El gobierno de Rusia negó tener información comprometedora sobre Donald Trump

El gobierno de Rusia tachó este miércoles de "absoluta falsedad" las informaciones filtradas ayer medios estadounidenses que aseguran que Moscú habría reunido datos comprometedores sobre el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, para poder chantajearlo cuando llegue al poder.

"Es una absoluta falsedad, fabricada" por aquellos que tienen interés en "dañar las relaciones bilaterales" ruso-estadounidenses, dijo a la prensa el portavoz del gobierno ruso, Dmitri Peskov. "Hay quien instiga esta histeria, que se sale de la piel para sostener esa caza de brujas. Por cierto, el propio presidente electo Trump definió esa mentira como la continuación de la caza de brujas", agregó el portavoz del presidente Vladímir Putin, a quien los servicios de inteligencia de Estados Unidos acusan de interferir en las elecciones celebradas en ese país.

La administración de Barack Obama, según dijo Peskov, quiere forzar que "las relaciones bilaterales sigan por la vía de la degradación, para que nadie pueda reflexionar si eso se corresponde con los intereses de los dos países y de la comunidad internacional". "El Kremlin no se dedica a reunir información comprometedora", aseguró y dijo que Moscú tampoco dispone de datos que puedan hacer daño a Hillary Clinton, que fue candidata a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Trump respondió así a las versiones periodísticas: "Noticias falsas - ¡Una total cacería de brujas política!"

Nuevo escándalo. Varios medios estadounidenses, entre ellos la CNN, The Washington Post y The New York Times, hicieron referencia este martes a un supuesto informe en manos de las agencias estadounidenses de inteligencia. Según este, cual Rusia puede tener información comprometedora "suficiente" para "chantajear" al presidente electo.

La información en manos de Rusia incluiría pruebas recogidas por los servicios de inteligencia rusos sobre una supuesta "perversión sexual" de Trump en una suite de un hotel de Moscú.Según el documento, Trump habría contratado a prostitutas para que orinaran mientras él miraba en el colchón de la misma suite presidencial del Hotel Ritz Carlton en la que se habían hospedado el presidente Obama y su esposa Michelle durante una visita a Moscú.

El informe también dice que las autoridades rusas ofrecieron a Trump negocios inmobiliarios relacionados especialmente con el Mundial de Fútbol Rusia en 2018, aunque el presidente electo los habría rechazado. Lo que sí habrían aceptado Trump y sus asesores fue la información sobre los demócratas y su candidata Hillary Clinton, que la inteligencia rusa habría obtenido a través de ataques informáticos. EFE