Antauta y Macarí dan ejemplo de gestión a nivel regional

RUBÉN CHIPANA

Embellecida por la naturaleza de la zona, el distrito de Antauta (Melgar) avanza poco a poco en el camino del desarrollo, con el único fin de elevar la calidad de vida de sus pobladores. Lo propio hace el también distrito melgarino de Macarí. Prueba de ello es el reciente reconocimiento que les hizo el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Esta entidad, en efecto, los felicitó por convertirse, en su tercer año de gestión, en las municipalidades que mayor dinero lograron a través de gestiones para proyectos de inversión pública en sus respectivas jurisdicciones. Según precisó, la Municipalidad Distrital de Antauta logró gestionar cerca de 10 millones de soles, en tanto que la de Macarí sumó cerca de 13 millones.

Este hecho, singular en una región donde las poblaciones están concentradas en las capitales de provincia, como Juliaca y el mismo Puno (en el caso de Melgar, el distrito de Ayaviri), deja entrever que son las autoridades de los sectores menos avistados los que más hacen por sus pueblos, acaso tratando de evitar la migración de sus pobladores, quienes muchas veces creen que en las grandes ciudades encontrarán las oportunidades que no hallaron en sus lugares de procedencia.

PROYECTOS
El alcalde de Antauta, Marco Soto Vilca, uno de los más jóvenes de la región, señala que su trabajo es constante en favor de su localidad y que el reconocimiento del MEF se debe a dos años de constante trámite en la capital de la República. En ese mismo contexto, explica que son diversos los proyectos que están comenzando a ejecutar en esa parte de Melgar.

La última obra resaltante, añade, es un proyecto de saneamiento básico que tiene una inversión de 3 millones 616 mil 640 soles, en los sectores de Rijchariy Huayna y San Basilio, cuyos beneficiarios serán más de 200 familias. "La obra tiene un plazo de ejecución de 6 meses, y estará a cargo del consorcio Rijchary", acota.

Sistema de agua potable, de saneamiento mediante Unidades Básicas de Saneamiento (UBS), capacitación y educación sanitaria al Jass y población beneficiaria, etc., son los beneficios de este proyecto, que fue recibido por los antauteños con algarabía y emoción, pues su calidad de vida mejorará ostensiblemente y dará pie, además, a que futuras generaciones cuenten con lo necesario para desarrollar sus capacidades al máximo.

Esta obra es solamente una de las muchas que ha emprendido el joven burgomaestre. Otra semejante es la del "Mejoramiento y Ampliación del Servicio de Agua Potable y Saneamiento en los sectores de Angostura, Apharuyo y Queñuani", ubicado en la Cuenca de San Juan, la cual contará con un presupuesto de ejecución de 2 millones 508 mil 600 soles.

"Nuestra gestión municipal viene trabajando por el desarrollo y la articulación de los pueblos, hoy mis hermanos de toda la cuenca de San Juan tendrán la oportunidad de mejorar la calidad de vida de diversas familias, quienes por años anhelaban esta obra fundamental", sentenció Soto Vilca, en el acto protocolar de la colocación de la primera piedra.

El ánimo de este burgomaestre, como seguramente también el de su par de Macarí, evidencia que son ellos, los pobladores del "interior" de la región, los que más anhelan el desarrollo y luchan por él. Las acciones de ambos alcaldes, que a diario son controladas por los pobladores de sus jurisdicciones, son medidas al milímetro y dan fe -lo prueba, reiteramos, el reconocimiento del MEF- de su buena voluntad para trabajar.

En este mismo marco, cabe mencionar la XVII FEAGROGAL Larimayo 2017, una feria agropecuaria artesanal de exposición y remate de ganado para camal y reproducción, que se desarrolló hasta hace unos días en el centro poblado del mismo nombre (perteneciente a Antauta), con gran acogida y apoyo de la población local.

Asimismo, es de destacar el trabajo que emprende la comuna distrital, a través de su oficina de Medio Ambiente, sobre el cuidado del medio ambiente. Esta dependencia, en efecto, con apoyo de la población local, busca recuperar y embellecer el ingreso a la capital de distrito, en el sector Rosario.

Sonrientes y conscientes de que ello los beneficia, los pobladores apoyan en la realización de los trabajos de conservación y regado de los arbolitos, que serán la parte atractiva del pueblo antauteño.

Es pues, justo el reconocimiento que le hace el MEF a estas dos municipalidades, por cuanto se ve el trabajo que realizan sus autoridades el respaldo que reciben de su población. Esto deja entrever, una vez más, que no se necesita manejar ingentes cantidades de presupuesto para trabajar eficientemente en pos del desarrollo. Sólo hace falta ganas.