Cristina tendrá que responder ante la justicia argentina sobre encubrimiento que denunció fiscal Nisman

El juez Claudio Bonadio citó a otros 14 imputados y les prohibió a todos la salida del país por la investigación del atentado contra la mutua judía AMIA

La ex presidenta de Argentina Cristina Fernández (2007-2015) deberá acudir a declarar el próximo 26 de octubre por el presunto encubrimiento de sospechosos de terrorismo iraníes que denunció el fiscal Alberto Nisman en enero de 2015, días antes de aparecer muerto en circunstancias que aún se investigan.
Además de convocar a la viuda del también ex mandatario Néstor Kirchner, el juez Claudio Bonadio citó a otros 14 imputados, entre ellos el ex canciller Héctor Timerman (2010-2015) y el ex secretario legal y técnico de la Presidencia Carlos Zannini (2003-2015), y les prohibió a todos la salida del país.
Bonadio hace así lugar a la petición del fiscal Gerardo Pollicita, que el 7 de septiembre pasado solicitó la citación de los imputados, a los que acusó de una “grave violación a los derechos humanos” por un “encubrimiento por favorecimiento personal agravado por tratarse el hecho precedente de un delito de lesa humanidad”.
Nisman, de quien todavía se desconoce si se suicidó o fue víctima de un homicidio -como sostiene su familia-, era el fiscal especial del atentado contra la mutua judía AMIA de Buenos Aires, que en 1994 dejó 85 muertos y sigue impune.
Cuatro días antes de aparecer con un tiro en la cabeza en su casa de Buenos Aires había denunciado a los ahora imputados al creer que un acuerdo firmado en 2013 entre Argentina e Irán para investigar conjuntamente el ataque terrorista buscaba en verdad encubrír a los sospechosos iraníes para favorecer el intercambio comercial, algo que la ex mandataria y su entorno siempre han negado.
Entre los acusados por la Justicia argentina se encuentran varios ex altos funcionarios iraníes, como el ex ministro de Exteriores Alí Akbar Velayatí, pero hasta ahora Irán no ha colaborado con su extradición a Argentina.
Ese acuerdo bilateral nunca fue ratificado por Irán y, en Argentina, aunque fue aprobado en el Congreso, fue declarado después inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia.
“El accionar criminal denunciado (por Nisman) fue orquestado y puesto en funcionamiento por las altas autoridades del anterior Gobierno, puntualmente por la ex presidenta y el ex ministro, quienes a su vez contaron con la colaboración activa de distintos funcionarios públicos”, remarcó Pollicita.
Es así que también fueron convocados por Bonadio el anterior jefe de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli (2014-2015); el diputado y secretario general de La Cámpora (juventudes kirchneristas), Andrés Larroque; la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona (2010-2015), el sindicalista Luis D’Elía y el dirigente político Fernando Esteche.
La Fiscalía cree que el acuerdo con Irán pretendía que las restricciones que afectaban la libertad de los acusados iraníes fueran “removidas, suspendidas o morigeradas”, lo que haría que las circulares rojas emitidas por Interpol para cinco de los ocho imputados “ya no tendrían razón de ser”.
Fernández es en la actualidad candidata al Senado por la provincia de Buenos Aires para las elecciones del 22 de octubre, y está acusada por la Fiscalía en varias causas y procesada en tres, dos de ellas por presuntos delitos de corrupción.
Si obtiene el apoyo en las urnas -como se estima que ocurrirá tras haber sido la más votada en su distrito en las primarias del pasado agosto-, la ex jefa de Estado obtendría fueros y evitaría ser detenida.
Desde 2015, la denuncia por encubrimiento ha pasado de ser desestimada por “inexistencia de delito” a ser reabierta a finales de 2016, cuando fue adjudicada, primero al juez Ariel Lijo y posteriormente a Bonadio, quien ya dirige otras acusaciones contra Fernández y es uno de los jueces más criticados por ella.

mundo, #diariolaprimera, #joselolas

Fuente: LA PRIMERA