Clausuran hostales y decomisan colchones antes de San Valentín

Autoridades municipales y del Ministerio Público realizan operativo para fiscalizar el adecuado funcionamiento de hostales en vísperas del Día del Amor.

En el Día de San Valentín y en un operativo inopinado, las autoridades de Sullana intervinieron diferentes hospedajes de la provincia y distritos, y en algunos casos decomisaron varios colchones en mal estado.

Según la fiscal de Prevención del Delito, Berena Ballesteros, la jornada permitió detectar que los propietarios no llevan un control adecuado del registro de los huéspedes.

“Durante esta visita a los hospedajes, tanto en el distrito de Sullana como el distrito de Marcavelica, además de las observaciones sanitarias por las que personal municipal aplicó las sanciones respectivas, hemos podido advertir que los propietarios de estos establecimientos no llevan un control adecuado del registro de los huéspedes o usuarios. En su mayoría no exigen la presentación del DNI”, expresó.

Añadió que se exhortó a que los responsables exijan la presentación del documento de identidad a todos los huéspedes y llevar un registro actualizado de dichos datos para impedir el ingreso de menores de edad”, indicó Ballesteros.

Cierran hoteles

En los últimos cinco años, al menos 10 hoteles turísticos cerraron en la provincia de Sullana, sin embargo, los hoteles de servicio rápido, aquellos que no solicitan el documento de identidad, son los que han proliferado en la ciudad y sus distritos.

El gerente de Desarrollo Económico Local, Eduardo Merino, informó que en Sullana sólo el hotel La Siesta, ubicado en la carretera Panamericana Norte, al ingreso de Sullana tiene la calificación de una estrella.
Participaron en el operativo de ayer la Fiscalía de Prevención del Delito, Municipalidad Provincial y Dirección Ejecutiva de Regularización y Fiscalización Sanitaria, con el fin de fiscalizar el normal funcionamiento de los hostales.

local, hostales, amistad, san valentín, colchones, hospedajes, hoteles, operativo, amor, sullana

Fuente: EL TIEMPO