El gobernador pide a la AEE cancelar el contrato de Whitefish

Más de dos semanas después del torbellino público -a nivel nacional e internacional- que creó el contrato a la empresa Whitefish, el gobernador Ricardo Rosselló anunció hoy domingo que pidió a la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que invoque “de inmediato” la cláusula de cancelación del acuerdo que, hasta el momento ha representado $11 millones en fondos públicos.

“A raíz de las informaciones que han trascendido y con el objetivo de proteger el interés público, como gobernador, le estoy solicitando a la Junta de Gobierno de la AEE que procedan a invocar la cláusula de cancelación del contrato de la empresa Whitefish Energy inmediatamente”, anunció hoy el primer ejecutivo leyendo un documento desde el podio en el que suele dirigir todas sus conferencias de prensa.

Además, Rosselló anunció que designará un síndico a ubicarse en la División de Compras y Suministros de la AEE a tono con la Ley 5 de 2017 de Emergencia Financiera y Responsabilidad Fiscal de Puerto Rico.

La decisión del gobernador se produce en medio de fuertes cuestionamientos nacionales e internacionales por la contratación de una empresa, con sede en Montana, con solo dos empleados y que debe subcontratar empleados para restaurar el servicio energético de Puerto Rico tras la embestida del huracán María.

Pese a la orden de cancelación del contrato, aún permanecen interrogantes sobre cómo se dio la contratación, que hoy el gobernador insistió, por segunda vez y a preguntas de este diario, que no le fue consultada. El contrato es el de mayor cuantía otorgado por esta administración tras el peor desastre que ha enfrentado la Isla en más de 20 años por el paso del huracán.

“No (se me consultó ese contrato). Y es que ahora mismo la Autoridad tiene su rol. Tenían los poderes de emergencia. Tienen su junta (de gobierno), consultan con la junta y todo el mundo tiene que hacer su trabajo”, dijo en obvia alusión a la orden ejecutiva aprobada tras el paso de María que flexibilizó la contratación debido a la emergencia.

Sostuvo que esa orden ejecutiva también flexibilizó la directriz del Ejecutivo que impone que el secretario de la Gobernación, William Villafañe debe revisar todo contrato otorgado que sea mayor de $10,000. “Recuérdense que estamos en una fase de emergencia. En este momento, se implementó un protocolo de emergencia, que es parte de lo que se va a estar evaluando”, afirmó.

La AEE pactó con Whitefish Energy por $300 millones y a tarifas que resultan mucho más onerosas que haber obtenido ayuda de la Asociación Americana de Utilidades Eléctricas (APPA, por sus siglas en inglés), de la que es miembro la AEE.

El director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos y Andrew Techmanski, fundador de Whitefish, no han podido precisar cuándo se emitió la convocatoria para el otorgamiento del cuantioso contrato. Ramos dijo que optó por emitir una convocatoria y no una subasta para seleccionar las empresas a cargo de la restauración del sistema energético que colapsó tras el azote del huracán María. Ha dicho que el reglamento de la corporación pública permite hacer una convocatoria directa en momentos de emergencia, pero no ha presentado los documentos de las restantes compañías que estuvieron interesadas en pactar con Puerto Rico.

Igualmente, ha trascendido que la empresa que financia a Whitefish, HBC Investments, fue fundada por Joe Colonnetta, quien contribuyó el máximo posible -$2,700- al Comité de Acción Política (PAC) “Trump Victory”. También donó a Trump la misma cantidad a la campaña de primaria presidencial. Igualmente, donó un total de $30,700.

La semana pasada, el gobernador se distanció de la AEE asegurando que no se le consultó el contrato y que no conocía a Colonetta. “Cero conexión”, había dicho Rosselló.

Optó por pedir una pesquisa al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Roth. Ante la lista de congresistas que se sumaban para pedir una investigación del contrato, Rosselló encomendó a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) que auditara el contrato. Este viernes, el director de la OGP, Iván Marrero, pidió que se refiriera el asunto a la Oficina del Contralor por no contar con los “recursos” necesarios para cumplir con la encomienda.

Mientras se producía esta cadena de eventos, a Whitefish la AEE ya le ha pagado $8 millones así como otros $3 millones para su movilización a la Isla.

 Además, el más reciente golpe a este contrato provino este pasado viernes cuando la Agencia Federal  para el Manejo de Emergencias Fema, por sus siglas en inglés) desmintió que hubiese avalado o evaluado el contrato de Whitefish  previo a su otorgamiento. Previamente, el gobierno había dicho lo opuesto indicando que el contrato se pagaría mediante reembolso de Fema. 

Así las cosas, Rosselló adelantó que hoy Ramos ofrecerá una conferencia de prensa en la sede de la AEE.  Dijo que para “subsanar” la pérdida de las más de 400 brigadas que tendría Whitefish en la Isla dio instrucciones para que se coordine con los estados de Nueva York y de Florida “a los fines de que lleguen a isla brigadas y equipos”. No precisó, sin embargo, cuántas brigadas podrían aportar cada estado.

Ahora bien, se mostró confiado en que se “mantendrán” las metas que él estableció para que tan pronto como el próximo 31 de octubre un 30% de los abonados tenga luz y para diciembre esa cifra alcance el 95%.

“Las metas que establecí están encaminadas para lograr el 30% de la capacidad de generación de energía. Agradezco el esfuerzo que el personal de la AEE está realizando conjuntamente

Preguntado sobre el status de Ramos y si debía permanecer en el cargo, Rosselló fue evasivo. Ramos calificó como un “error” una cláusula del contrato que

“En torno a eso la Autoridad ya ha establecido que hubo un error”, se limitó a decir el primer ejecutivo.

Preguntado sobre qué le hizo tomar la decisión que anunciaba al país hoy, el gobernador dijo que no fue hasta el lunes que “empezamos a escuchar el mayor efecto del asunto de Whitefish” en cuanto a posibles irregularidades con el contrato.  

“Cuando empiezan a salir las alegaciones, inmediatamente le solicité a nuestro director de OGP, José Marrero que llevara a cabo una auditoría en 48 horas”, reiteró.

“Yo tengo que velar por el mejor interés del pueblo de Puerto Rico”, dijo sobre el por qué de su actuación en este momento. “Que no quepa duda, que la determinación la estoy tomando por el mejor interés del pueblo de Puerto Rico, número uno. Y número dos, que todavía hay un proceso de investigación”.

Rosselló dejó la puerta abierta para dar el mismo tratamiento que hoy dio a Whitefish al contrato de Cobra Acquisitions LLC, empresa con la que también la AEE pactó por $200 millones. Ese contrato le costará a los abonados, en principio, unos $4,000 por día.