Pasajeros atraparon a dos ladrones y los entregaron

Luego de un largo día de trabajo, Idilio Ríos salió a esperar el colectivo para volver a su casa. En medio del sofocante calor, sabía que el viaje no iba a ser divertido, pero tampoco imaginó que ocurriría algo peor que un trayecto incómodo.

Pareja despojó de su teléfono a uno de los viajeros. Ocurrió el martes, cerca de las 19:00, en Sanlo.

Subió al micro con aire de la Línea 56, en el centro de Asunción. Cuanto más avanzaba el colectivo, más se llenaba de gente y el espacio se iba reduciendo.

El viaje parecía normal, hasta que la actitud de dos personas comenzó a llamar la atención de los pasajeros. Una mujer y un hombre se movían entre la multitud y se hacían señas. En ese momento, una de las viajeras se puso a grabar con su celular lo que estaba pasando.

La unidad ya estaba por ingresar a San Lorenzo, cuando, de repente y desde el fondo, alguien gritó: “¡Chofer no abras la puerta!”. Idilio no entendía lo que pasaba, hasta que otros usuarios le avisaron que había sido robado.

DETENCION

En el video grabado por la chica, se puede ver cómo los pasajeros impidieron que dos “descuidistas” se salieran con la suya.

En medio del plagueo de la muchedumbre, el hombre acusado de robar un celular pedía a gritos al chofer que abriera la puerta, haciéndose del desentendido.

Los que estaban a bordo exigieron al conductor que pare frente a la Comisaría 1ra. Central, para que la pareja sea inspeccionada. Ambos fueron identificados como Christian David Aquino (40) y Laura Carolina Figueredo (34) y quedaron detenidos.

En su poder fueron encontrados dos teléfonos, uno de ellos pertenecía a Idilio. Así, los valientes pasajeros dieron una gran lección a los malvivientes.

APROVECHAN LA HORA PICO

El subcomisario Jorge Miranda detalló el modus operandi utilizado por los “descuidistas”. “Aprovechan la hora pico, de 16:30 a 17:30, la hora en que el transporte público está al tope. Se hacen pasar por pasajeros y rozan a sus víctimas, sacándoles sus pertenencias sin que se den cuenta”, explicó. Tanto Christian como Carolina cuentan con frondosos antecedentes, ya fueron imputados. Están presos en la Comisaría 1ra. de San Lorenzo.