Científicos: La obesidad afecta la memoria y el aprendizaje


Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrió que la obesidad afecta los ritmos biológicos del organismo, ya que está relacionada con un desajuste de diversos procesos fisiológicos y metabólicos.

De acuerdo con la investigación, realizada en animales, la expresión de genes en organismos con sobrepeso se presenta con menor intensidad que en los individuos delgados, indicó Manuel Miranda Anaya, de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Esto puede explicar una alteración en las funciones de nutrición, de respuestas conductuales como la memoria y el aprendizaje, y el metabolismo.

El investigador sostuvo que la ingesta del alimento está vinculada a procesos de regulación circadiana (variables biológicas en intervalos regulares de tiempo), y la obesidad implica un estado distinto, en donde muchas de estas funciones tienen que organizarse de forma diferente. "Esta nueva organización no necesariamente es adecuada o funcionalmente más eficiente", expresó.

Foto ilustrativa Determinan una amenaza para la salud aún más peligrosa que la obesidad

El experto de la UNAM indicó que señales de hormonas o control de metabolitos pueden darse de forma irregular a lo largo del día. "En el estado de obesidad esta eficiencia de regulación se vuelve menor, y el patrón cíclico o circadiano que tiene se deforma o se pierde", explicó el científico.

Miranda Anaya indicó también que la transformación en las funciones cíclicas es mayor en las hembras que en los machos, se estima que por cuestiones hormonales, según se ha observado en el laboratorio.


Tema:Medicina y salud

Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrió que la obesidad afecta los ritmos biológicos del organismo, ya que está relacionada con un desajuste de diversos procesos fisiológicos y metabólicos.

De acuerdo con la investigación, realizada en animales, la expresión de genes en organismos con sobrepeso se presenta con menor intensidad que en los individuos delgados, indicó Manuel Miranda Anaya, de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Esto puede explicar una alteración en las funciones de nutrición, de respuestas conductuales como la memoria y el aprendizaje, y el metabolismo.

El investigador sostuvo que la ingesta del alimento está vinculada a procesos de regulación circadiana (variables biológicas en intervalos regulares de tiempo), y la obesidad implica un estado distinto, en donde muchas de estas funciones tienen que organizarse de forma diferente. "Esta nueva organización no necesariamente es adecuada o funcionalmente más eficiente", expresó.


Foto ilustrativa Determinan una amenaza para la salud aún más peligrosa que la obesidad

El experto de la UNAM indicó que señales de hormonas o control de metabolitos pueden darse de forma irregular a lo largo del día. "En el estado de obesidad esta eficiencia de regulación se vuelve menor, y el patrón cíclico o circadiano que tiene se deforma o se pierde", explicó el científico.

Miranda Anaya indicó también que la transformación en las funciones cíclicas es mayor en las hembras que en los machos, se estima que por cuestiones hormonales, según se ha observado en el laboratorio.