Venezuela: ¿permitirá esta vez el diálogo salvar la crisis?


El presidente venezolano Nicolás Maduro aceptó la invitación que le hicieran el Gobierno de República Dominicana y el exjefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para retomar el diálogo con la oposición.

A su retorno de un viaje por países de Asia y África durante el pasado fin de semana, el mandatario anunció en consejo de ministros que aceptaba la nueva jornada de diálogo "para la paz y por la democracia".

"Saben muy bien el expresidente Zapatero, el presidente Danilo Medina y el canciller (Miguel) Vargas, de República Dominicana, que he sido promotor de este diálogo", recoge la agencia estatal AVN.

Horas antes fue difundido por la cancillería dominicana un comunicado conjunto de su titular y de Rodríguez Zapatero en el que ambos instaron al Gobierno y a la oposición venezolana "a transitar un proceso de negociación y acuerdo político".

Maduro informó que el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez, alto dirigente del chavismo, encabezará una delegación oficial que se desplazara a Santo Domingo con ese propósito.

Más temprano, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, se reunió con el ministro de asuntos exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, quien anunció en un posterior comunicado que la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) participará nuevamente en un proceso de diálogo con el Gobierno.

"Este diálogo es una buena noticia y espero que conduzca rápidamente a acciones concretas", dijo el jefe de la diplomacia francesa, según Reuters.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, manifestó su apoyo a esta iniciativa, según reseña VTV.

La MUD, conglomerado de los partidos de oposición venezolana, afirmó por su parte en un documento publicado en su página web que "no hay reinicio de diálogo", pero que enviará una delegación a República Dominicana.

En anteriores mesas de diálogo han participado, además de Rodríguez Zapatero, los expresidentes Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana, así como representantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y El Vaticano.

El presidente venezolano Nicolás Maduro aceptó la invitación que le hicieran el Gobierno de República Dominicana y el exjefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, para retomar el diálogo con la oposición.

A su retorno de un viaje por países de Asia y África durante el pasado fin de semana, el mandatario anunció en consejo de ministros que aceptaba la nueva jornada de diálogo "para la paz y por la democracia".

"Saben muy bien el expresidente Zapatero, el presidente Danilo Medina y el canciller (Miguel) Vargas, de República Dominicana, que he sido promotor de este diálogo", recoge la agencia estatal AVN.


Horas antes fue difundido por la cancillería dominicana un comunicado conjunto de su titular y de Rodríguez Zapatero en el que ambos instaron al Gobierno y a la oposición venezolana "a transitar un proceso de negociación y acuerdo político".

Maduro informó que el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez, alto dirigente del chavismo, encabezará una delegación oficial que se desplazara a Santo Domingo con ese propósito.

Más temprano, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, se reunió con el ministro de asuntos exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, quien anunció en un posterior comunicado que la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) participará nuevamente en un proceso de diálogo con el Gobierno.


"Este diálogo es una buena noticia y espero que conduzca rápidamente a acciones concretas", dijo el jefe de la diplomacia francesa, según Reuters.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, manifestó su apoyo a esta iniciativa, según reseña VTV.

La MUD, conglomerado de los partidos de oposición venezolana, afirmó por su parte en un documento publicado en su página web que "no hay reinicio de diálogo", pero que enviará una delegación a República Dominicana.

En anteriores mesas de diálogo han participado, además de Rodríguez Zapatero, los expresidentes Martín Torrijos, de Panamá, y Leonel Fernández, de República Dominicana, así como representantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y El Vaticano.