Erdogan: "El acuerdo de Rusia y Turquía sobre los suministros de S-400 enfurece a EE.UU."


El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado que el acuerdo firmado entre Rusia y su país este martes sobre los suministros de los sistemas antiaéreos S-400 "ha enfurecido a EE.UU.".

"¿Es que necesitábamos esperarle a usted [por la OTAN]?", se ha preguntado el líder turco este miércoles, citado por el diario 'Daily Sabah'. Erdogan ha destacado además que "tomamos y continuaremos tomando todas las medidas necesarias para asegurar nuestra seguridad nacional". "Somos los dueños en nuestra propia casa", ha afirmado Erdogan.

Según el presidente turco, después de que EE.UU. e Israel se negasen a suministrar drones de combate a Turquía, Ankara desarrolló y empezó a producirlos de forma autónoma. La  medida preocupa a Washington y Tel Aviv.

Turquía firma con Rusia el contrato de compra de los sistemas antiaéreos S-400

Ankara firmó el pasado 12 de septiembre el acuerdo de compra de los sistemas de defensa antiaérea negociado durante varios meses. Erdogan hizo una alusión a la presión que terceros países ejercían sobre Turquía para impedir esta compra.

Las negociaciones entre Moscú y Ankara sobre el suministro de los sistemas S-400 no fueron fáciles. A finales de julio pasado Erdogan anunció la compra en una reunión con los miembros del Parlamento. En agosto el director del consorcio ruso Rosoboronexport, Alexánder Mijéyev, confirmó que el contrato estaba a punto de ser rubricado.

Características técnicas

El sistema de misiles antiaéreos S-400 Triumf está diseñado para brindar una protección de alta eficiencia contra ataques aéreos con misiles balísticos estratégicos, de crucero, tácticos y otros tipos. Así, es capaz de alcanzar objetivos que se mueven en el aire, incluidos aviones y misiles de crucero, a una distancia de 400 kilómetros.

Al mismo tiempo, estas unidades pueden destruir objetivos balísticos que se mueven a altitudes entre escasos metros y varias decenas de kilómetros y velocidades de hasta 4,8 kilómetros por segundo. Finalmente, puede vigilar hasta 36 blancos aéreos de cualquier tipo de manera simultánea y contraatacar con hasta 72 misiles.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado que el acuerdo firmado entre Rusia y su país este martes sobre los suministros de los sistemas antiaéreos S-400 "ha enfurecido a EE.UU.".

"¿Es que necesitábamos esperarle a usted [por la OTAN]?", se ha preguntado el líder turco este miércoles, citado por el diario 'Daily Sabah'. Erdogan ha destacado además que "tomamos y continuaremos tomando todas las medidas necesarias para asegurar nuestra seguridad nacional". "Somos los dueños en nuestra propia casa", ha afirmado Erdogan.

Según el presidente turco, después de que EE.UU. e Israel se negasen a suministrar drones de combate a Turquía, Ankara desarrolló y empezó a producirlos de forma autónoma. La  medida preocupa a Washington y Tel Aviv.


Turquía firma con Rusia el contrato de compra de los sistemas antiaéreos S-400

Ankara firmó el pasado 12 de septiembre el acuerdo de compra de los sistemas de defensa antiaérea negociado durante varios meses. Erdogan hizo una alusión a la presión que terceros países ejercían sobre Turquía para impedir esta compra.

Las negociaciones entre Moscú y Ankara sobre el suministro de los sistemas S-400 no fueron fáciles. A finales de julio pasado Erdogan anunció la compra en una reunión con los miembros del Parlamento. En agosto el director del consorcio ruso Rosoboronexport, Alexánder Mijéyev, confirmó que el contrato estaba a punto de ser rubricado.

Características técnicas

El sistema de misiles antiaéreos S-400 Triumf está diseñado para brindar una protección de alta eficiencia contra ataques aéreos con misiles balísticos estratégicos, de crucero, tácticos y otros tipos. Así, es capaz de alcanzar objetivos que se mueven en el aire, incluidos aviones y misiles de crucero, a una distancia de 400 kilómetros.

Al mismo tiempo, estas unidades pueden destruir objetivos balísticos que se mueven a altitudes entre escasos metros y varias decenas de kilómetros y velocidades de hasta 4,8 kilómetros por segundo. Finalmente, puede vigilar hasta 36 blancos aéreos de cualquier tipo de manera simultánea y contraatacar con hasta 72 misiles.