La Casa Blanca: "Un 'ataque preciso' no resolverá el problema en la península coreana"


La Administración estadounidense no considera que un 'ataque preciso' pueda resolver el problema en la península coreana, según ha declarado este lunes el asesor de Seguridad Nacional, Herbert McMaster, en el Instituto del Estudio de la Guerra.

"No existe un ataque preciso que solucione el problema [en la península coreana]. Ni tampoco existe un bloqueo militar que lo pueda resolver", ha indicado McMaster, citado por TASS. El asesor del presidente Donald Trump también ha expresado la esperanza de que "vayamos a evitar la guerra", pero ha agregado que "tampoco podemos descartar esta posibilidad".

Kim Jong-un sabe cómo acabará la tensión en la península coreana

McMaster ha señalado la "falta de pruebas" de que las declaraciones del líder estadounidense "acercasen o distanciasen a Pionyang de una guerra con EE.UU.".

En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU pronunciado el pasado 19 de septiembre, el presidente de EE.UU., arremetió contra el líder norcoreano, Kim Jong-un, a quien se refirió como "el hombre misil" que —dijo— lleva a cabo "una misión suicida para sí mismo y para su régimen".

La Administración estadounidense no considera que un 'ataque preciso' pueda resolver el problema en la península coreana, según ha declarado este lunes el asesor de Seguridad Nacional, Herbert McMaster, en el Instituto del Estudio de la Guerra.

"No existe un ataque preciso que solucione el problema [en la península coreana]. Ni tampoco existe un bloqueo militar que lo pueda resolver", ha indicado McMaster, citado por TASS. El asesor del presidente Donald Trump también ha expresado la esperanza de que "vayamos a evitar la guerra", pero ha agregado que "tampoco podemos descartar esta posibilidad".


Kim Jong-un sabe cómo acabará la tensión en la península coreana

McMaster ha señalado la "falta de pruebas" de que las declaraciones del líder estadounidense "acercasen o distanciasen a Pionyang de una guerra con EE.UU.".

En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU pronunciado el pasado 19 de septiembre, el presidente de EE.UU., arremetió contra el líder norcoreano, Kim Jong-un, a quien se refirió como "el hombre misil" que —dijo— lleva a cabo "una misión suicida para sí mismo y para su régimen".