Un fanático atraviesa su país para ver a su banda de rock favorita y comete un hilarante error


Un británico que quería asistir a un concierto de la banda de rock Red Hot Chili Peppers se llevó una gran decepción al descubrir que se trataba en realidad de un grupo tributo de gaitas, recoge The Sun.

Duncan Robb, fanático de la banda estadounidense, compró por unos cuarenta dólares dos entradas para asistir a un concierto el pasado 10 de febrero y se las regaló a su novia en Navidad. Para el tan esperado evento, la pareja realizó un largo recorrido días antes, viajando desde el distrito de Chesterfield, en Inglaterra, hasta Belfast, la capital de Irlanda del Norte.

Sin embargo, al revisar detenidamente las entradas, notaron que se trataba de un concierto de los Red Hot Chili Pipers, un grupo musical tributo compuesto por gaiteros escoceses. Este importante detalle les había pasado desapercibido dado que la palabra Pipers (gaiteros, en inglés) resulta muy similar a Peppers.

A pesar de la eventualidad, Robb y su novia decidieron asistir al recital, en el que incluso compraron camisetas de la "mejor banda de gaita del mundo".

Un británico que quería asistir a un concierto de la banda de rock Red Hot Chili Peppers se llevó una gran decepción al descubrir que se trataba en realidad de un grupo tributo de gaitas, recoge The Sun.

Duncan Robb, fanático de la banda estadounidense, compró por unos cuarenta dólares dos entradas para asistir a un concierto el pasado 10 de febrero y se las regaló a su novia en Navidad. Para el tan esperado evento, la pareja realizó un largo recorrido días antes, viajando desde el distrito de Chesterfield, en Inglaterra, hasta Belfast, la capital de Irlanda del Norte.

Sin embargo, al revisar detenidamente las entradas, notaron que se trataba de un concierto de los Red Hot Chili Pipers, un grupo musical tributo compuesto por gaiteros escoceses. Este importante detalle les había pasado desapercibido dado que la palabra Pipers (gaiteros, en inglés) resulta muy similar a Peppers.

A pesar de la eventualidad, Robb y su novia decidieron asistir al recital, en el que incluso compraron camisetas de la "mejor banda de gaita del mundo".