Países Bajos aprueba la polémica ley que convierte a todos sus ciudadanos en donantes de órganos


A partir de 2020, todos los ciudadanos de Países Bajos mayores de 18 años serán donantes de órganos, a menos que expresen en vida que no desean serlo. Así lo ha decidido este jueves el Senado neerlandés, tras un debate difícil y complejo que ha terminado con la aprobación de la polémica Ley de Donantes con 38 votos a favor y 36 en contra. 

Los argumentos de quienes se oponen a esta ley se basan en la premisa de que un Gobierno no debería decidir sobre los cuerpos de sus ciudadanos. En cambio, quienes la apoyan señalan la urgencia de atajar un problema de escasez de donantes que provoca que cada año mueran unas 150 personas en lista de espera de trasplantes.

A partir de ahora, todos los adultos recibirán dos veces una notificación oficial para que aclaren su posición. Los que no muestren su rechazo se registrarán en el sistema bajo la etiqueta de "no objeción". En cualquier caso, si sus familiares tienen "serias objeciones" y existen "problemas insuperables" con la donación de los órganos de su pariente fallecido, podrían oponerse. 

Imagen ilustrativa INVESTIGACIÓN: ¿Existe el tráfico de órganos en América Latina?

Este procedimiento, que deja al ciudadano —y en última instancia a sus familiares— la posibilidad de sustraerse voluntariamente a la norma general, ha sido producto de varias adaptaciones llevadas a cabo por Pia Dijkstra, la diputada liberal de izquierda que redactó el proyecto de ley. Finalmente, esa facultad de decisión que la nueva ley otorga al ciudadano resultó clave para obtener el beneplácito de una ajustada mayoría de senadores. 

Desde principios de 2018, Francia aplica una normativa similar a la neerlandesa. Países como Bélgica, Portugal, Noruega, Croacia, Austria o República Checa también aplican ya el llamado 'consentimiento presunto' y constan entre los líderes mundiales de pacientes trasplantados.

El Gobierno neerlandés llevará a cabo una intensa campaña informativa para que los ciudadanos estén al corriente del funcionamiento y las implicaciones de esta nueva legislación.

A partir de 2020, todos los ciudadanos de Países Bajos mayores de 18 años serán donantes de órganos, a menos que expresen en vida que no desean serlo. Así lo ha decidido este jueves el Senado neerlandés, tras un debate difícil y complejo que ha terminado con la aprobación de la polémica Ley de Donantes con 38 votos a favor y 36 en contra. 

Los argumentos de quienes se oponen a esta ley se basan en la premisa de que un Gobierno no debería decidir sobre los cuerpos de sus ciudadanos. En cambio, quienes la apoyan señalan la urgencia de atajar un problema de escasez de donantes que provoca que cada año mueran unas 150 personas en lista de espera de trasplantes.

A partir de ahora, todos los adultos recibirán dos veces una notificación oficial para que aclaren su posición. Los que no muestren su rechazo se registrarán en el sistema bajo la etiqueta de "no objeción". En cualquier caso, si sus familiares tienen "serias objeciones" y existen "problemas insuperables" con la donación de los órganos de su pariente fallecido, podrían oponerse. 


Imagen ilustrativa INVESTIGACIÓN: ¿Existe el tráfico de órganos en América Latina?

Este procedimiento, que deja al ciudadano —y en última instancia a sus familiares— la posibilidad de sustraerse voluntariamente a la norma general, ha sido producto de varias adaptaciones llevadas a cabo por Pia Dijkstra, la diputada liberal de izquierda que redactó el proyecto de ley. Finalmente, esa facultad de decisión que la nueva ley otorga al ciudadano resultó clave para obtener el beneplácito de una ajustada mayoría de senadores. 

Desde principios de 2018, Francia aplica una normativa similar a la neerlandesa. Países como Bélgica, Portugal, Noruega, Croacia, Austria o República Checa también aplican ya el llamado 'consentimiento presunto' y constan entre los líderes mundiales de pacientes trasplantados.

El Gobierno neerlandés llevará a cabo una intensa campaña informativa para que los ciudadanos estén al corriente del funcionamiento y las implicaciones de esta nueva legislación.