Las promesas sin cumplir

La principal promesa sin cumplir, según la ciudadanía, es la de combatir la inseguridad en el país; en segundo lugar, la gente resiente que no haya más y mejores empleos. El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, llega a la mitad de su gestión sin cumplir las promesas que hizo durante su campaña, según los ciudadanos salvadoreños. En estos momentos, el 52 % de los ciudadanos opina que el presidente no está cumpliendo sus promesas, el 15 % considera que sí, mientras el 28 % dice que algunas.

La principal promesa sin cumplir, según la ciudadanía, es la de combatir la inseguridad en el país; en segundo lugar, la gente resiente que no haya más y mejores empleos.

Entre las promesas cumplidas, destacan aquellas relacionadas con la educación, como el programa “Una niña, un niño, una computadora”.

El Salvador ya era un país con problemas graves de inseguridad y de desempleo desde antes que el actual presidente llegara al poder, razón por la cual se pregunta si sus acciones contribuyen o no a resolverlos. La mayor parte de entrevistados está convencida de que sus acciones no están ayudando a superar estos problemas.

No debe extrañar, entonces, que el área de gestión peor evaluada sea justamente la seguridad, mientras que la mejor evaluada es la de educación.

 

Todas las notas de esta encuesta:

Presidente llega a medio camino con desaprobaciónLas promesas sin cumplirEl trabajo de todo el Estado no satisface a los ciudadanos