Estamos comprometidos siempre a cumplir nuestra misión periodística al servicio de los mejores objetivos de la nación y de su gente

Por nuestra parte, como medio comprometido sin reservas con la buena marcha del país en toda circunstancia, reiteramos de manera inequívoca el compromiso de servirle al país y muy en particular a su gente para que se hagan realidades cotidianas tanto la seguridad como el desarrollo sin exclusiones de ninguna clase. El hecho gratificante de haber sido calificado una vez más como el medio escrito que goza de la mayor aceptación ciudadana según el Top Brand Award de la UTEC de este año constituye para LA PRENSA GRÁFICA otro significativo estímulo para continuar sin descanso ni vacilación en su ya más que centenario esfuerzo por contribuir día a día al cultivo de la verdad y a la práctica de la excelencia en el desempeño de la misión asumida desde aquel 10 de mayo de 1915, cuando este medio de comunicación salió por primera vez a la luz del ambiente. El Top Brand Award de 2016 recogió la opinión de los “millennials”, es decir, los nacidos entre 1980 y 1995, jóvenes cuya edad va de los 21 a los 36 años, y que por consiguiente están en el momento de sus vidas en que las apuestas de futuro son su principal objeto de atención personal.

Destacamos este último dato porque constituye en sí una muestra de confianza del más alto valor el que jóvenes que se hallan en esa etapa de sus procesos existenciales otorguen preferencia a una marca determinada, en este caso a un periódico escrito como es LA PRENSA GRÁFICA. Luego de más de un siglo de existencia, el lograr el voto mayoritario de los jóvenes representa una prueba viva de que el trabajo no sólo ha sido bien hecho como tal, sino que ha venido adaptándose creativamente al paso de los tiempos. Y esto es todavía más relevante si se toma en cuenta que los tiempos actuales tienen una aceleración sin precedentes, que requiere estar al día a cada instante. Y esa, afortunadamente, es y sido siempre la filosofía de este medio.

La situación actual, tanto en nuestro país como en la región y en el mundo, está cargada de riesgos y de desafíos de la más variada índole, y esto lo debemos tener presente todos, independientemente de la actividad a la que nos dediquemos, tanto en lo privado como en lo público. Adaptarse inteligentemente a los tiempos es, pues, la regla de oro de una buena gestión, cualquiera que sea la índole de ésta; y en tal sentido, hay que hacer mediciones sucesivas y constantes para conocer los aciertos y los errores que se vayan presentando en el trayecto. En el caso de una actividad como es informar y generar opinión, esa vigilancia puntual sobre el propio trabajo se hace aún más imperiosa; y las valoraciones que vienen de afuera, como la que se manifiesta en el reconocimiento que ahora comentamos, ayudan a seguir moviéndose en la forma adecuada, conforme a los requisitos de cada momento sucesivo.

Nuestro país se encuentra en una coyuntura de alta intensidad prácticamente en todos los órdenes. Al ser así, la opinión ciudadana, y muy en especial la de los jóvenes que se incorporan al despliegue de su propia vida y de la vida nacional, constituye pieza clave, de insustituible valor, para remodelar el presente y redimensionar el futuro. La debida información y la plena formación de opinión están por eso hoy en primera plana más que nunca. Por nuestra parte, como medio comprometido sin reservas con la buena marcha del país en toda circunstancia, reiteramos de manera inequívoca el compromiso de servirle al país y muy en particular a su gente para que se hagan realidades cotidianas tanto la seguridad como el desarrollo sin exclusiones de ninguna clase.

Esta es hora de compromiso, y ningún salvadoreño tiene excusa válida para dejar de lado tal responsabilidad histórica. Hagamos Patria y construyamos nación cumpliendo cada quien con lo que le corresponde.