Empresas crean red de aprendizaje en procesos de gestión de la energía

La metodología está siendo impulsada por la ASI. Su objetivo es que el sector adopte la mejora continua para reducir el impacto ambiental y aumentar la competitividad. Diez empresas y una institución autónoma firmaron un convenio para la creación de la primera red de aprendizaje para la implementación de sistemas de gestión de energía, una figura que a través de la mejora continua busca llevar más allá los procesos de eficiencia energética. El proyecto es un plan piloto de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) y la Cooperación Alemana (GIZ).

“Es un plan piloto en el que 10 empresas, más una institución de Gobierno que es la CEL, van a implementar la norma ISO 50,001 para luego buscar la certificación. El objetivo es que este plan piloto sirva como aprendizaje para replicarlo con más redes”, dijo Carlos Saade, del comité de energía de la gremial.

En El Salvador no hay ninguna empresa con la certificación que está destinada a conducir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de otros impactos ambientales relacionados, así como de los costos de la energía a través de una gestión sistemática de la energía, pero el Organismo Salvadoreño de Normalización (OSN) ya adoptó la regulación.

La ASI espera que a 2020, al menos 20 empresas salvadoreñas estén certificadas; a escala mundial, la meta es 50,001. Adoptar la norma implica un diagnóstico sobre qué se debe mejorar, construir indicadores e implementar los procesos que sean medibles.

La red, que se creó ayer con una firma de convenio, incluye a Grupo Aliprac, Ingenio La Cabaña, Kontein, Sherwin Williams, Plastiglas, CONDUSAL, Alas Doradas, Inmobiliaria Apopa, OPP Film y la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL). El programa durará 18 meses e incluirá capacitaciones y reuniones periódicas para compartir los avances.

Ana Delia Córdova, asesora de eficiencia energética de la GIZ, señaló que la metodología de redes es una apuesta de la política de energía de Alemania

“Se trata de aprender de manera conjunta, es una metodología para que el sector privado contribuya en medidas de eficiencia y en la reducción de gases de efecto invernadero”, explicó.