Desapercibido paso de eclipse solar en San Salvador

El reloj marcaba las 11:40 de la mañana cuando el eclipse parcial de sol inició en El Salvador. Muchas fueron las expectativas que surgieron antes del fenómeno, sin embargo, nadie esperó la reacción de desinterés de muchas personas en toda la duración del eclipse, que se esperaba fuera un gran espectáculo para muchos salvadoreños; varios capitalinos, inclusive, dijeron desconocer sobre el tema; otros señalaron que se les había olvidado.“Yo ni me acordaba del eclipse, la verdad, y no lo vi porque no tengo interés, ya que hay tengo otras preocupaciones”, dijo uno de los transeúntes que circulaban en las cercanías de la Catedral de San Salvador.

LA NUBOSIDAD NO PERMITIÓ VER EL ECLIPSE SOLAR

Pasaban los minutos, el eclipse solar avanzaba en su trayectoria, pero ya sea porque no se vio en su mayor esplendor, debido a que hubo bastante nubosidad o porque siguieron las indicaciones de las autoridades de no verlo directamente para evitar daño en la retina de los ojos, casi ningún capitalino en la referida zona dedicó un momento para ver el cielo.

Los poco que lo observaron fue por curiosidad, pero siempre de una manera fugaz.

Otros aseguraron saber del fenómeno, pero prefirieron no darle seguimiento debido a que no querían “quedar ciegos”.

“Sí, la verdad, sí sé que ver directamente puede dañar la retina de los ojos y hay que seguir las indicaciones que se hacen para evitar dañarse la vista”, mencionó otra de las personas que circulaba por las calles del Gran San Salvador.


ECLIPSE TOTAL CAUTIVÓ A LOS ESTADOUNIDENSES

Alrededor de las 12:50 del mediodía y, en el cielo, el eclipse parcial de sol avanzaba como se había previsto, sin embargo, los salvadoreños que sí estuvieron pendientes y querían presenciar el fenómeno poco común sintieron decepción, debido a que una gigantesca nube negra se tomó el cielo como anunciando una gran tormenta, por lo que opacó y cubrió el anunciado espectáculo.

A otros tantos, en otras partes del país, les ganó la curiosidad de ver el eclipse solar sin protección. Ese fue el caso de don Fernando López, de 64 años, quien no dejó de recordar el eclipse de 1991, cuando el país se oscureció y “los gallos cantaron pensando que ya amanecía” en la tierra cuscatleca.

“Ahorita ya pasó este eclipse y no fue como esperaba. El eclipse que pasó en 1991, en ese sí se oscureció allá donde vivía yo, en Santiago Texacuangos, pues duró como 15 minutos oscuro oscuro, que hasta las gallinas buscaban para dormir”, expresó don Fernando.

Otras personas se remontaron al pasado y mencionaron los métodos que antes se utilizaban para poder apreciar los eclipses: algunas personas utilizaban huacales con agua para ver en el reflejo el espectáculo natural que se genera cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, formando una alineación.

José David Catalán, un vendedor de paletas a las afueras de Catedral Metropolitana, también aseguró sentirse un poco decepcionado, ya que el eclipse no fue lo que esperaba y recordó que cuando se da un fenómeno como este surgen varios mitos ancestrales.

“Antes, las mujeres embarazadas se ponían un montón de ropa roja para que los niños no les salieran con deformaciones de labio leporino”, mencionó Catalán.

Por su parte, desde otros departamentos y municipios, miles de salvadoreños le dieron seguimiento al eclipse parcial de sol, aunque sea por redes sociales o por televisión, hasta que finalizó, cerca de las 2 de la tarde. Pocos pudieron observarlo con objetos especializados y así no dañar su vista, pero a otros no les importó y utilizaron los métodos no adecuados.