Eclipse total cautivó a los estadounidenses

Con telescopios, cámaras y gafas protectoras desechables, millones de estadounidenses observaron maravillados el lunes cuando la Luna cubrió el astro rey en el primer eclipse total de Sol que se ve de costa a costa en Estados Unidos en casi un siglo.

LA NUBOSIDAD NO PERMITIÓ VER EL ECLIPSE SOLAR

“Fue una experiencia muy original, de verdad”, afirmó Julie Vigeland, de Portland, Oregón, conmovida hasta las lágrimas por haber visto cuando el Sol quedó reducido a un anillo plateado de luz en la localidad de Salem. “Nada le llega a esto”, agregó.

La temperatura descendió, los pájaros callaron, los grillos chirriaron y las estrellas se hacían visibles al mediodía a medida que la franja de oscuridad se desplazaba 4,200 kilómetros por el territorio estadounidense en un recorrido de 90 minutos, causando expresiones de asombro en la gente.

En Boise, Idaho, donde el Sol quedó cubierto más de 99 %, la gente aplaudió y vitoreó, y las luces de las calles se encendieron brevemente.

Los pasajeros de un crucero en el Caribe observaron el fenómeno mientras la estrella del pop ochentero Bonnie Tyler cantaba su éxito “Total Eclipse of the Heart” (Eclipse total del corazón).

DESAPERCIBIDO PASO DE ECLIPSE SOLAR EN SAN SALVADOR

En el zoológico de Nashville, las jirafas comenzaron a correr en círculos en forma alocada cuando cayó la oscuridad y los flamencos se acurrucaron, pero los cuidadores del lugar dijeron que no sabían si los animales estaban asustados por el eclipse o por el ruido de la multitud.

Varios equipos de béisbol de ligas menores, entre ellos las Luciérnagas de Columbia, en Carolina del Sur, suspendieron su juego brevemente, aunque iban preparados con atuendos que brillaban en la oscuridad.

Trump, descuidado

El presidente estadounidense Donald Trump apuntó y miró el Sol con los ojos entrecerrados antes de ponerse gafas especiales para observar el evento. El gobernante estaba en el pórtico del Jardín Sur de la Casa Blanca, acompañado por su esposa, Melania, su hijo Barron y varios de sus principales colaboradores.

Poco después de salir al pórtico, Trump entrecerró los ojos y miró al cielo. “¡No mire!”, le gritó un colaborador. Trump entonces se puso las gafas protectoras y alzó los pulgares en señal aprobatoria.

El eclipse total de Sol de este lunes se convirtió en el más visto y el más fotografiado en la historia. Muchos estadounidenses buscaron lugares para observarlo mejor y se acomodaron en sábanas y sillas de jardín, en especial a lo largo de la franja en la que alcanzaría la fase de totalidad, cuando el Sol es tapado por completo por la Luna y solo se ve un anillo de luz conocido como corona.

La franja de sombra tuvo un ancho de entre 96 y 113 kilómetros (entre 60 y 70 millas), comenzó en Oregón y se desplazó en diagonal hasta Carolina del Sur (vea el mapa). En cualquier lugar, la fase de totalidad duró entre dos y tres minutos.

Las personas en el resto de América del Norte solo vieron un eclipse parcial de Sol, al igual que en América Central y la parte superior de América del Sur.

Dado que unos 200 millones de personas se encontraban a un día de camino en vehículo de la franja de totalidad, ciudades, pueblos y parques registraron grandes concentraciones de visitantes.