El comentario político domina la feria de arte Art Basel en Miami

El comentario político domina Art Basel en Miami, la edición estadounidense de la mayor feria internacional de arte contemporáneo, que comienza este jueves con obras que denuncian el envalentonamiento de los supremacistas blancos y la pérdida del “sentido común”.

La victoria del magnate Donald Trump, su discurso antiinmigrante y las celebraciones de supremacistas blancos -aunque el presidente electo se desligó de ellas- se hacen sentir en varias obras expuestas en la 15a edición de Art Basel en Miami Beach.

“Estamos ahora en un momento de gran transformación política y cambio social en Estados Unidos y varias obras responden a ello”, dijo a la AFP Noah Horowitz, director de Art Basel para las Américas.

Una de las obras más notorias es un gran cartel luminoso del estadounidense Sam Durant, que con letras de vinil negras dice, sobre fondo rojo: “Fin a la supremacía blanca”.

En una instalación sobre tierra, con un muro a medio construir en referencia al que pretende levantar Trump, Durant expone otro cartel luminoso que dice: “El arte paisajístico es bueno sólo si muestra al opresor colgando de un árbol por su maldito cuello”.

El tailandés Rirkrit Tiravanija, quien reside en Nueva York, exhibe un tríptico con páginas de periódico con titulares como “Triunfa Trump”. Sobre ellas, se lee en grandes caracteres: “La tiranía del sentido común ha llegado a su etapa final”.

También el mexicano Pedro Reyes hace ver su crítica social con una escultura de madera que se inspira en la Estatua de la Libertad, pero que lleva una suerte de tractor en su base. Se titula “Dama Libertad (como un caballo de Troya)”.

Se exponen además obras del cubano Andrés Serrano, de los brasileños Valeska Soares y Ernesto Neto y de viejos maestros como la francesa Louise Bourgeois, el estadounidense Philip Guston y el español Pablo Picasso.

En total, 269 galerías de 29 países expondrán obras de decenas de artistas internacionales del 1 al 4 de diciembre.

Los temores de que la epidemia de zika, que a principios de septiembre apareció en Miami Beach y aterró a los organizadores de Art Basel, parecían haberse esfumado luego de las agresivas fumigaciones en la ciudad.

“Tuvimos nuestros desafíos, nos enfrentamos al zika, pero tenemos la esperanza de que la advertencia (de viajes) sea levantada en un par de semanas”, dijo el alcalde de Miami Beach, Philip Levine, a la prensa.

De su lado, el presidente de Art Basel Miami Beach, Norman Braman, se felicitó por la evolución de la feria desde sus inicios en 2002 y le adjudicó la paulatina mejora de la reputación internacional de Miami como un destino artístico.

“Un barrio nuevo completo, llamado Wynwood -dijo, refiriéndose a un área del norte de Miami- ha evolucionado. Son lugares que se han beneficiado de la presencia de Art Basel”.

En efecto, marchantes y galeristas coinciden en dar crédito a la feria anual como la impulsora de la renovación cultural de la ciudad del sur de Florida, antes conocida sólo por sus playas y fiestas.

“Somos la capital del sol y la diversión”, dijo Levine. “Pero es mejor ser la capital del sol, la diversión y la cultura”.

Además de Art Basel, numerosas ferias paralelas toman las calles, mientras los museos locales presentan sus mejores exposiciones, tratando de captar la atención de los miles de coleccionistas, galeristas y aficionados que visitan la ciudad. La edición pasada trajo 77,000 visitantes a Miami.