Fiscal cree que Nisman fue asesinado y pide que declare quien le dio el arma

El fiscal encargado de investigar el deceso en 2015 de su colega Alberto Nisman pidió el miércoles que se cite a declarar como investigado al técnico informático Diego Lagomarsino, quien le había prestado el arma que lo mató, y solicitó además que la causa sea caratulada como “asesinato” y no como “muerte dudosa”.

Eduardo Taiano reclamó estas medidas en una extensa resolución entregada al juez del caso, Julián Ercolini, después de que un informe elaborado por una junta de especialistas policiales y peritos estableciera en septiembre pasado que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron a Nisman en enero de 2015 en su casa de Buenos Aires.

“Yo pedí, de acuerdo al dictamen de la junta (de peritos), que se lo indague (a Lagomarsino) como partícipe primario del homicidio de Nisman, porque es quien aportó el arma”, señaló Taiano en declaraciones a Efe.

El fiscal apareció muerto días después de denunciar a la entonces presidenta, Cristina Fernández (2007-2015), y funcionarios de su gobierno, entre otros, por supuesto encubrimiento de los sospechosos iraníes de cometer el atentado a la mutua judía AMIA de Buenos Aires en 1994, que dejó 85 muertos.

Hasta el momento, en la causa, que en este tiempo ha sufrido constantes idas y vueltas judiciales, incluidas acusaciones de contaminación de la escena del crimen -la primera fiscal fue apartada del caso-, solo está imputado el colaborador informático.

Y fue imputado por prestar a Nisman el arma que acabó con su vida, que -asegura- le pidió el propio fiscal para proteger a sus hijas.

Sin embargo, Lagomarsino no ha sido investigado por asesinato, sino por una “muerte dudosa”, que es como se definió la causa desde el principio, al no haberse podido determinar si fue un suicidio, un homicidio o un suicidio inducido.

Es así que, en base a las nuevas pruebas, Taiano pidió hoy que cambie el nombre del expediente y se investigue el fallecimiento de Nisman como un caso de homicidio.

La defensa de Lagomarsino ya había solicitado la nulidad del informe pericial que apoya la hipótesis de que no fue un suicidio, al cuestionar, entre otras cosas, el horario de la muerte del fiscal y la presencia de ketamina en su cuerpo, una apelación que fue rechazada por Ercolini.

El informático, cuya figura es muy criticada por la familia de Nisman, mantenía una estrecha relación con el procurador -con quien se descubrió tenía cuenta bancaria en Estados Unidos-, y ya había presentado un recurso judicial contra la conformación de la junta pericial, que finalmente fue rechazado.

El difunto fiscal creía que la firma de un memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán en 2013 que buscaba una colaboración conjunta para esclarecer el ataque a la AMIA, que también sigue impune, suponía en realidad un pacto para encubrir a los supuestos terroristas con el fin de favorecer el intercambio comercial, algo que la exmandataria siempre ha negado.

No se pierda ninguna historia local.

Inscribase para obtener acceso digital ilimitado a nuestro sitio web, aplicaciones moviles y el periodico digital.