Confirman cuatro muertos y 18 desaparecidos por riada en suroeste de Colombia

El gobernador del departamento colombiano del Cauca (suroeste), Óscar Campo, confirmó este miércoles que cuatro personas, entre ellas un bebé, murieron en el municipio de Corinto como consecuencia del desbordamiento anoche del río La Paila.

Hasta el momento hay “cuatro personas reportadas como fallecidas”, dijo Campo quien agregó que las autoridades tienen registrados 18 desaparecidos y 26 lesionados.

La catástrofe comenzó ayer alrededor de las 18.10 hora local (23.10 GMT), cuando las fuertes lluvias causaron un desbordamiento del río La Paila que inundó varios barrios de este municipio de cerca de 32,000 habitantes y arrasó algunas zonas rurales.

El gobernante regional agregó que la riada también destruyó 37 viviendas aunque ese número puede no ser definitivo dada la magnitud de la inundación en los barrios La Colombiana, La Playa y Esmeralda, así como de las aldeas Carrizales, Pedregal y El Tablón.

Alrededor del mediodía, el presidente Juan Manuel Santos aterrizó en Corinto para conocer de primera mano la situación.

Tras reunirse con los delegados civiles y militares, así como con los grupos de rescate, el mandatario felicitó a los equipos de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastre (UNGRD) y a las autoridades locales por su pronta respuesta a la tragedia.

Según detalló, la primera llamada de alerta fue recibida ayer alrededor de las 17.30 (22.30 GMT) de una aldea lejana “y a las 17.45 estaban evacuando del sitio más afectado por la avalancha a más de 3.000 personas”.

Por ello, aseveró que sin el buen funcionamiento del sistema de alertas tempranas (SAT) “hubiera sido mucho más grave”.

Santos también detalló que ha “preguntado a todos las necesidades inmediatas” y destacó que el Gobierno está pendiente “para seguir ayudando en la medida de lo posible para poder recuperar” Corinto.

Los equipos de rescate y socorro comenzaron este miércoles a trabajar desde primera hora del día para buscar a los desaparecidos y avanzar en las labores de desescombro de Corinto.

En las labores participan integrantes del Ejército, miembros de la Policía y de la Defensa Civil.

Según la Cruz Roja Colombiana, 256 personas son atendidas en un coliseo deportivo de la localidad donde han sido trasladadas y en el que los equipos de socorro han repartido comida.

En un primera reacción tras la riada, Santos hizo un llamado para que la población acoja las recomendaciones y los protocolos de prevención de las autoridades frente a la temporada de lluvias que afecta a varias zonas del país.

“Nuevamente, como lo hemos venido advirtiendo desde hace ya semanas y meses: por favor, acojan las recomendaciones de las autoridades. Las autoridades están pendientes, todas tienen instrucciones precisas, hay protocolos”, dijo el mandatario horas antes de viajar a esa localidad.

El director del Instituto de Hidrología, Metereología y Estudios Ambientales (Ideam) de Colombia, Omar Franco, pronosticó ayer un noviembre “pasado por lluvias” acorde con la “temporada regular” de aguaceros en el país.

Esas fuertes lluvias también han afectado otros lugares del país como Manizales, ciudad enclavada en el Eje Cafetero (centro), donde las fuertes precipitaciones dejaron doce barrios sin agua y varias familias tuvieron que ser evacuadas.

También un fuerte aguacero causó un derrumbe en la carretera que une a las ciudades de Bucaramanga (noreste) con Cúcuta, donde está el principal paso entre Colombia y Venezuela.

No se pierda ninguna historia local.

Inscribase para obtener acceso digital ilimitado a nuestro sitio web, aplicaciones moviles y el periodico digital.