Vázquez da a entender que la regasificadora está en riesgo

El presidente Tabaré Vázquez por primera vez admitió que las dos conversaciones respecto a la planta regasificadora que mantuvo este año con el presidente argentino, Mauricio Macri, no fueron alentadoras. Vázquez dejó entrever que, si bien no hay una decisión final tomada, la viabilidad del proyecto está sumamente comprometida.

Las posibles irregularidades en la polémica y trunca obra (su construcción se detuvo en 2015) serán analizadas en una comisión investigadora parlamentaria que comenzará a funcionar el 8 de diciembre.

"No se llegó a un acuerdo, porque Uruguay necesitaría la seguridad de un contrato de compra de gas del excedente total que tengamos por un término no menor de diez años (...) Para que sea redituable y amortizar la inversión, tenemos que vender entre ocho y diez millones de metros cúbicos (diarios), si no lo logramos tendremos que estudiar un proyecto menor o quizás tengamos que decir que en este momento, como tenemos una matriz energética propia y natural que no teníamos en su momento, quizás lo más correcto sea decir (que) es un emprendimiento que no llevaremos adelante", dijo el presidente en España a la enviada de El País.

Argentina, contó Vázquez, ofrece comprar gas natural por un lapso de no más de cinco años y eso para Uruguay no permite dar viabilidad a la obra. Y advirtió que "este gobierno no está dispuesto a transitar aventuras que pongan en riesgo los equilibrios macroeconómicos que tiene el país".

El diputado nacionalista, Pablo Abdala, que impulsó la investigadora, dijo a El País que los comentarios de Vázquez son "un llamado a la cautela totalmente compartible" y porque es la primera vez que el mandatario reconoce que las tratativas con Argentina no fueron alentadoras. En su última ida a Buenos Aires, la presidenta de Ancap, Marta Jara, analizó largamente el posible interés de Argentina con el secretario de Energía de ese país, Juan José Aranguren y se volvió a Uruguay muy desalentada. Jara es vicepresidenta de Gas Sayago, el consorcio estatal encargado de la construcción de la planta.

Hermetismo.

Hasta el momento, el gobierno ha mantenido un hermetismo total respecto al resultado de distintos llamados a inversores que hizo vinculados a la regasificadora. El País supo que la apertura del llamado para elegir un socio operativo fue prorrogada al 8 de diciembre y que a la convocatoria para elegir una empresa constructora se presentaron cuatro consorcios, integrados entre otras por la compañía belga Jan de Nul, la holandesa Dredging, una compañía china y otra española. Al llamado a expresiones de interés en comprar gas natural se presentó la multinacional petrolera Shell interesada en adquirir un volumen importante.

No está claro si el gobierno hará uso de la opción de arriendo de un barco regasificador cuya construcción se encargó a la empresa Mol y que vence a fin de año. Es probable que se solicite la prórroga por seis meses de la opción.

Está claro que la demanda doméstica por sí sola no justificaría la construcción de la regasificadora. Hoy la demanda de gas natural en Uruguay ronda los 200.000 metros cúbicos diarios en invierno y se concentra en Montevideo y, en un nivel muy bajo, en Paysandú y Ciudad de la Costa, explicaron a El País fuentes del sector energético. Y la demanda de UTE para generar electricidad cambió drásticamente porque comenzaron a usarse fuertemente en los últimos años la energía eólica y la biomasa. En cuanto a Argentina, es deficitaria en gas natural, pero solamente en invierno y un reciente informe de la empresa YPF señala que la importación de gas natural por parte de ese país declinará.

El sindicato de MontevideoGas, que apuesta fuertemente a la regasificadora, espera tener reuniones con el gobierno en este mes sobre el punto y está muy preocupado porque los consumidores siguen disminuyendo. Hoy son 39.800.

El escenario.

El sindicato de MontevideoGas, la empresa que distribuye gas natural por cañería en Montevideo, apuesta a la regasificadora. La gestión de la empresa "va cada vez peor", dijo el sindicalista Alejandro Acosta.

El diputado blanco Pablo Abdala advirtió que la regasificadora requeriría ampliar el gasoducto Buenos Aires-Montevideo y señaló que "de eso no se habla".

El gas natural en cierta medida es una promesa incumplida en Uruguay. El consumo domiciliario nunca se disparó y las redes no se extendieron por el interior del país. Conecta, la distribuidora del interior, tiene importantes problemas financieros. En Montevideo es baja la cantidad de usuarios y Petrobras, accionista de la distribuidora, quiere desprenderse del negocio. Los escasos consumidores industriales sufrieron en varias oportunidades cortes del suministro desde Argentina durante el invierno.

El gobierno negociará durante diciembre con Shell que fue la empresa que mostró interés por comprar un volumen mayor de gas natural.