Último intento de Maduro por seguir en el Mercosur

Venezuela hizo un intento de último momento para no perder su derecho al voto en el Mercosur y comunicó a los otros socios del bloque que está "en condiciones" de adherirse al marco normativo de la organización mediante la adopción de normas que los otros países le exigían. Pero todo indica que es demasiado tarde y que tras semanas de reyertas en el Mercosur, el país caribeño está muy cerca de salir del bloque o de, al menos, dejar su actual estatus y perder su derecho a voto.

"Una vez finalizadas las revisiones técnicas por parte de las respectivas instituciones gubernamentales, la República Bolivariana de Venezuela se encuentra en condiciones de adherirse al Acuerdo de Complementación Económica número 18", dijo la Cancillería venezolana en una misiva dirigida a los socios del Mercosur.

Argentina, Brasil, Paraguay, y Uruguay —que en primera instancia se abstuvo— decidieron que si para hoy, Venezuela no se había puesto al día con la normativa Mercosur, sería suspendida del bloque, lo que le dejaría en la misma situación que Bolivia, que participa con voz y sin voto.

El Mercosur había exhortado entonces a Venezuela a incorporar "cerca de 300 normas y 112 resoluciones" para cumplir cabalmente con sus obligaciones como miembro pleno.

En los tuits de la Cancillería de Venezuela se sigue mencionando a ese país como presidente temporal del bloque sudamericano. Y el presidente venezolano Nicolás Maduro dijo en Cuba que "si nos sacan por la puerta, volveremos por la ventana".

Brasil, Argentina y Paraguay no reconocieron en el semestre en curso la presidencia temporal de Venezuela que le correspondía a ese país por orden alfabético. Uruguay, el anterior presidente no le traspasó a Venezuela la presidencia pero sí la abandonó, en una situación inédita. El próximo 14 Argentina debería asumirla.

De hecho, Venezuela ya está marginada de las principales tratativas comerciales en las que está embarcado el Mercosur, como las que se realizan para llegar a un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, que son coordinadas por Uruguay.

Tampoco está en las conversaciones con la Alianza del Pacífico, que coordina Paraguay.

Venezuela recibe sí algunos apoyos como el del Pit-Cnt que ayer emitió un comunicado en el que señala que la eventual exclusión de Venezuela supondría "un precedente peligroso" que dañaría so de proceso de integración regional. Jesús Faría, viceministro de Comercio Exterior venezolano que estuvo en Montevideo para participar de un homenaje al líder cubano Fidel Castro que organizó el Pit, dijo que su país aprobó el 92% de toda la normativa del Mercosur.

Faría destacó que Venezuela internalizó las normas del Mercosur en un plazo de apenas cuatro años, mientras que los socios fundadores del bloque han dispuesto de más de 25 años.Y sostuvo que en varios de los renglones en este momento su país tiene más normas incorporadas que aquellos que lo cuestionan.

Brasilia y Caracas siguen con su reyerta.

La relación entre los gobiernos de Venezuela y Brasil no podría ser peor. Una vez destituida Dilma Rousseff, el gobierno de su sucesor, Michel Temer, dejó de lado la buena relación del Partido de los Trabajadores de Brasil con el chavismo y lideró una ofensiva para que el país caribeño no asumiera la presidencia temporal del Mercosur. Fue apoyado por el gobierno del presidente argentino Mauricio Macri. Ayer la cancillería venezolana emitió un comunicado en el que "manifiesta su más profundo rechazo a la represión policial y militar contra el hermano pueblo del Brasil, que ha salido a las calles a expresar su legítimo sentimiento de repudio contra las medidas económicas neoliberales del actual gobierno de facto".