Trump acusa a los servicios de inteligencia y ataca a la prensa

Enojado. Así se mostró ayer Donald Trump, al punto que le negó a la cadena CNN la posibilidad de preguntar en su primera conferencia de prensa como presidente electo.

El motivo del enojo fue la publicación de un dossier de los servicios de inteligencia que indica que Rusia tiene información que le compromete. El presidente electo disparó para todos lados, en especial contra los medios de comunicación y los servicios de inteligencia de Estados Unidos, pero tampoco se salvó Rusia, a cuyo presidente Vladimir Putin elogió en la campaña electoral.

Además insistió que construirá el muro con México, anunció un impuesto fronterizo a las compañías que se vayan de Estados Unidos y que le entregará el manejo de su conglomerado empresarial a los dos hijos varones.

Espionaje.

"Creo que fue una desgracia que las agencias de inteligencia permitieran que saliera a la luz información falsa", sostuvo Trump en una caótica rueda de prensa. "Son noticias falsas, eso nunca pasó (...) Eso es algo que la Alemania nazi habría hecho", agregó.

Trump, quien asumirá el 20 de enero, reconoció por primera vez que Rusia habría espiado al Comité Nacional Demócrata durante la campaña electoral. "Creo que fue Rusia", señaló, pero defendió su objetivo de mejorar las relaciones con Moscú, las que calificó de "horribles" durante la administración Obama. "Rusia puede ayudarnos a luchar contra el Estado Islámico", agregó Trump.

"Si a Putin le gusta Donald Trump, considero eso como un activo, no como un pasivo", dijo ante unos 250 periodistas en sus oficinas de Nueva York.

Al ser consultado sobre si tenía algún mensaje para Putin sobre el tema del hackeo, Trump dijo que muchos países estaban atacando a Estados Unidos y agregó que Moscú debería tener más respeto por su gobierno. "No deberían hacer eso. No van a hacerlo", sostuvo.

El informe, que se conoció el martes, fue divulgado primero por la cadena CNN. Luego, el sitio de internet BuzzFeed publicó más detalles. Las denuncias están incluidas en un resumen de dos páginas adjunto a un informe presentado por funcionarios de inteligencia de Estados Unidos a Trump y al presidente Barack Obama sobre la intervención de Rusia en las elecciones.

Pero como suele suceder cuando la información no les gusta a los gobernantes, Trump se las agarró con el mensajero. Ayer acusó a CNN de dar "falsas noticias", y vetó una pregunta al periodista de la cadena. "Usted me está acusando, déjeme preguntar, por favor", pidió el enviado de CNN, Jim Acosta. "Falso periodista", le replicó Trump y lo ignoró.

Miembros de su staff aplaudieron y luego advirtieron a Acosta que si insistía para pedir la palabra sería removido de la sala de prensa. CNN emitió luego un comunicado ratificando su decisión y la forma en que publicó los informes sobre Trump. "Esa prensa es basura", dijo Trump.

La CNN sostuvo que esos documentos mencionan contac-tos extraoficiales de Trump con el gobierno ruso y presuntos detalles de la vida privada del magnate.

Antes de la conferencia de prensa, Trump había reaccionado con vehemencia contra estos informes. "¿Estamos viviendo en la Alemania nazi?", preguntó en su cuenta de Twitter. "Son todas noticias falsas. Son cosas mentirosas. Nunca sucedió", dijo Trump. "Un grupo de opositores se juntó, gente enferma, y produjeron esa basura", denunció.

Muro mexicano.

Trump reiteró que apenas asuma comenzará a construir un muro en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal. "No es una cerca. Es un muro", precisó. "México pagará por él, sea a través de un impuesto o de un pago, es menos probable que sea un pago", indicó. Trump ha estimado que costaría entre 8.000 y 12.000 millones de dólares.

Impuesto fronterizo.

También anunció un "gran impuesto fronterizo" a las empresas estadounidenses que se vayan al extranjero.

Ford Motor Company, primera automotriz instalada en México en 1925, decidió cancelar la construcción de una planta en el norteño estado San Luis Potosí, con una inversión de 1.600 millones de dólares, tras recibir críticas de Trump. La nueva planta en México hubiera creado unos 2.800 puestos de trabajo.

Trump amenazó la semana pasada con imponer "un alto impuesto fronterizo" a General Motors porque fabrica en México un modelo de Chevrolet que luego vende en Estados Unidos libre de impuestos.

Todo a los hijos.

Trump confirmó que va a ceder todo el control de sus negocios a sus dos hijos varones.

Su abogada, Sheri Dillon, explicó que las empresas de Trump no establecerán nuevos negocios en el extranjero durante su Presidencia y que las operaciones domésticas serán objeto de una escrupulosa supervisión para evitar conflictos de intereses. Entre otras cosas, todas las operaciones necesitarán ser aprobadas por un asesor ético independiente que será elegido próximamente.

Trump prevé donar todos los beneficios que sus hoteles obtengan de gobiernos extranjeros al Tesoro estadounidense.

Dillon aseguró que, una vez nombrado presidente el próximo día 20, el magnate inmobiliario se aislará totalmente de su negocio y "solo sabrá de un acuerdo si lo ve en el periódico o en televisión".

Expertos han cuestionado en los últimos meses la fórmula elegida finalmente por Trump, dado que transferir la gestión a sus hijos no elimina completamente las suspicacias sobre posibles conflictos de intereses. Entre las opciones que tenía el presidente electo, además de la liquidación de sus intereses, estaba la de un "fideicomiso ciego", una figura en la que se colocan activos financieros para que sean gestionados fuera del control del interesado y algo que habían utilizado en el pasado otros mandatarios estadounidenses.

En su conferencia de prensa de ayer, Trump insistió en que, pese a no estar obligado a ello, ha tomado medidas para eliminar recelos, por ejemplo rechazando nuevas ofertas de negocios en el extranjero.

En concreto, aseguró que durante el fin de semana dijo no a una oferta de 2.000 millones de dólares por una operación en Dubai.

Mientras que Eric y Donald Jr. dirigirán la empresa familiar, la hija mayor de Trump, Ivanka, se desvinculará por completo de ella para mudarse a Washington junto a su marido, Jared Kushner, quien fue designado asesor sénior presidencial.

(En base a Reuters, EFE, AFP)

LOS NUEVOS JEFES DEL GRUPO TRUMP

Donald Trump Junior - 39 años

Es el primer hijo del presidente electo con la modelo, deportista y escritora checa Ivana Trump. Es economista. Fue jurado en el programa de televisión The Apprentice que dirigió su padre. Junto a sus hermanos Ivanka y Eric, ocupa el cargo de Vicepresidente Ejecutivo de la Organización Trump. Está casado con la modelo Vanessa Haydon, con la que tienen cinco hijos. Fue delegado en la convención republicana que nominó a su padre candidato.

Eric Fredrick Trump - 33 años

Es el tercer hijo de Trump con Ivana. Estudió en la Universidad de Georgetown. Es vicepresidente ejecutivo de Desarrollo y Adquisiciones en la Organización Trump, dirigiendo las nuevas adquisiciones de proyectos y desarrollo en todo el mundo. Fue uno de los promotores de la Torre Trump en Punta del Este, que visita con frecuencia. Fundó la Bodega Trump y supervisa los clubes de golf que llevan su nombre. Está casado con la periodista Lara Yunaska.