El "Pistolero" hizo su esperado gol

Luis Suárez tuvo que hacer dos veces su gol 100 con la camiseta del Barcelona. Pero el que valió llevó su marca: de volea y cruzado al segundo palo. El salteño abrió el camino de la victoria 3-1 del Barcelona ante el Athletic de Bilbao en una noche fría y con muchos nervios en las tribunas. Después de unos 10 minutos de dominio absoluto culé, el equipo vasco ajustó sus marcas y comenzó a inquietar. El partido se hizo enredado y aunque Iniesta intentaba repartir la baraja a sus delanteros, los albirrojos se las ingeniaban pese a tener muchas bajas.

A los 25 el juez de línea marca un fuera de lugar que aborta el centésimo gol de Suárez, después de una sesión de Neymar. Había sido una jugada perfecta y la sanción equivocada alimentaba la guerra de los jugadores culés con los árbitros.

Pero 10 más tarde tuvo revancha y la buscó con su visión de goleador empedernido. "Fue curioso el movimiento que hizo el uruguayo, una carrera profunda hacia la derecha del área para conectar justo con la pelota", dijo un comentarista.

De esa manera Suárez cosechó su gol 100 en 120 partidos con la camiseta blaugrana y se acercó a Ladislao Kubala el histórico de los 50s, que registró 103 en su carrera con los culés.

Al minuto de la segunda parte parecía que la eliminatoria quedaba sellada luego de un penal a Neymar, que el brasileño convirtió en el 2-0 después de una definición con cierto suspenso por sus constantes movimientos antes de rematar. Pero con el primer centro vasco al segundo palo el catalán Saborit empata y de nuevo los nervios copan el Camp Nou.

Durante casi media hora el Barça machacó pero se apresuró tantas veces como atacó mientras el Athletic le ponía todo el orgullo para tratar de llegar al alargue.

Sin embargo, otra vez Luis Suárez fue clave para resolver el partido. Se llevó guapeando la pelota frente al área y lo derribaron. Leo Messi con la puntería de un francotirador la clavó en la base del palo izquierdo de Iraizoz.

Neymar hizo una jugada de Play Station atando la pelota a sus pies pero no pudo convertir. Ya en las postrimerías Suárez aplicó la picardía tras un saque de meta de Cillessen que la defensa vasca interpretó como fuera de juego. Eludió al arquero pero no le dieron los metros.

Sufriendo más de la cuenta Barcelona avanzó en la Copa del Rey y el tridente volvió a marcar después de mucho tiempo. Llegó a 302 anotaciones: Messi 125, Suárez 100 y Neymar, 77.

1. EL APOEL FUE LA PRIMERA VICTIMA DE SUÁREZ

El primer tanto del “Pistolero” a nivel oficial demoró en aparecer. Tras cinco partidos el gol no llegaba, pero Barcelona visitó a Apoel en Chipre por Champions League y el arco se abrió. Taco, caño y definición el 25 de noviembre de 2014 para inaugurar la cuenta culé del salteño.

2. MARCÓ UN GOL QUE DEFINIÓ SU PRIMER CLÁSICO FRENTE A SU PÚBLICO

El 22 de marzo de 2015 Suárez pudo sacarse una espina. Su debut había sido ante Real Madrid y había caído por 3-1 y esta vez tuvo la chance de redimirse frente a su público en el Camp Nou. Tras asistencia de Dani Alves el “Pistolero” anotó el 2-1 final y gritó el primero de sus cuatro goles clásicos.

3.LA ÚNICA OREJONA LLEGÓ GRACIAS A UN TANTO QUE DESTAPÓ EL PARTIDO

Juventus y Barcelona igualaban en la final de la Champions League 2014-15 hasta que apareció Luis Suárez para destapar el partido. A los 68’ el “Pistolero” demostró su olfato goleador, aprovechó un rebote y la mandó a guardar. Los culés terminaron quedándose con el título tras ganar por 3-1.

4. DOBLETE Y JUGADOR DEL TORNEO ANTE RIVER EN EL MUNDIAL DE CLUBES

Al conquistar la Champions League, Barcelona se ganó el derecho de disputar el Mundial de Clubes. La final se jugó ante River Plate el 20 de diciembre de 2015 en Yokohama y el equipo culé venció por 3-0 con un doblete del “Pistolero”, que además fue el mejor jugador y goleador del torneo.

5. CERRÓ EL 2015 CON UN DOBLETE ANTE EL BETIS Y SU GOL NÚMERO 50

El broche de oro del año 2015 para el “Pistolero” llegó el 30 de diciembre en el encuentro ante Real Betis por La Liga. El Barcelona goleó por 4-0 y Suárez anotó un doblete. Primero a los 46’ y luego sentenció el partido a los 83’, en el encuentro en el que alcanzó sus 50 goles en el equipo culé.