Intiman a la AUF a que cumpla los plazos

Faltan 23 días para el arranque del campeonato uruguayo de fútbol, y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) aún está lejos de cumplir con las exigencias de seguridad presentadas por el presidente de la república, Tabaré Vázquez el 12 de diciembre del año pasado.

Ayer representantes del Poder Ejecutivo se reunieron con autoridades de la AUF para monitorear el avance de la puesta en marcha de las medidas.

Las autoridades del fútbol solicitaron flexibilizar las medidas, pero el gobierno se mantuvo firme e informó que para que arranque el campeonato se debe cumplir con lo establecido en el decreto. "No hay flexibilización alguna, y el decreto se tiene que cumplir en su totalidad", dijo a El País un alto jerarca del gobierno.

En ese sentido los representantes de la AUF acordaron una nueva reunión para comienzos de la semana próxima con el fin de avanzar en la implementación de las exigencias presidenciales. La discusión central pasa por la emisión y control de entradas a los partidos.

El decreto anunciado por el presidente estipula que las entradas para los partidos de fútbol de Primera y Segunda División Profesional se venderán solo a mayores de 15 años que presenten documento de identidad.

A su vez las entradas deberán ser personales y su identidad controlada al momento de la emisión y el ingreso a las canchas de fútbol. Para esto la AUF deberá asegurar una base de datos que identifique a los parciales y habilite cada uno de los boletos.

La primera reunión entre el gobierno y la AUF fue a fines del año pasado. El comienzo del campeonato uruguayo está fijado para el 4 de febrero, y por eso las autoridades de gobierno están "muy preocupadas" por el atraso en la implementación de las medias, señalaron a El País dos fuentes del Poder Ejecutivo que trabajan en el tema.

La página web oficial de Presidencia de la República hizo pública una carta que la Secretaría Nacional de Deportes envió al presidente de la AUF, Wilmar Valdez, para citar a una reunión el lunes 9 de enero.

En el texto manifestaron la preocupación por los avances en la puesta en marcha de las medidas. "En virtud de la importancia del tema y la premura por resolver la situación, pretendemos evitar la posibilidad de graves consecuencias ante eventuales incumplimientos", señala la misiva.

El encuentro se realizó en la tarde de ayer, y asistieron representantes de la Secretaría de Deportes y del Ministerio del Interior. La AUF presentó un primer "bosquejo" del sistema para la emisión y control de entradas.

El subsecretario de Deportes, Alfredo Etchandy —que participó de la reunión— dijo a El País que los representantes del gobierno insistieron con la necesidad de cumplir el decreto de forma estricta; tal como lo encomendó el presidente Váz-quez. El jerarca dijo que han observado avances, pero aún falta definir varios detalles.

"Cuando arranque el campeonato se tiene que estar cumpliendo con las normas que impone el decreto (…) Están tratando de hacer todo, para que el fútbol pueda comenzar en la fecha que está prevista", dijo Etchandy.

Por otro lado un asesor del presidente dijo a El País que la preocupación del gobierno "es real". El informante comentó que las autoridades de la AUF han planteado sus dificultades para cumplir en tiempo y forma con los requisitos.

Sin embargo, en cada reunión que han tenido los voceros del gobierno remarcan que "el decreto está para cumplirse", y de no hacerlo deberán postergar el inicio del fútbol.

Ante cada planteo de flexibilización, quienes asisten a las reuniones en representación del gobierno repiten el mismo discurso: toman el decreto impreso, señalan el artículo cuestionado y repiten que no va a haber cambios.

"Históricamente en el fútbol las normas han sido flexibles. Pero ahora la cosa cambió", dijo la fuente.

Tras la reunión de ayer, la cuenta de la red social Twitter de la Secretaria de Deportes repitió el decreto con las medidas "a aplicar para los partidos de fútbol".

Uno de los artículos del decreto limita la emisión de entradas por parte de los equipos de fútbol.

"Toda vez que una institución, con motivo de un espectáculo deportivo, expida invitaciones de cortesía a personas determinadas, dicho acto se verificará bajo la más seria responsabilidad de los dirigentes de la institución de que se trate", dice el artículo quinto del decreto.

En esos casos deberán emitir una declaración jurada con el número de invitaciones y sus destinatarios para comunicar a la AUF que será la autoridad garante en caso de problemas.

"Seremos inflexibles "

El presidente Vázquez dijo en la conferencia de prensa a fines de 2016, donde anunció las medidas de seguridad para el fútbol, que el gobierno será firme en exigir el cumplimiento de las mismas. "Seremos inflexibles en este camino, y además, remitiremos prontamente al Parlamento un proyecto de ley tendiente a impedir que las personas que tengan antecedentes penales vinculados a conductas de violencia en el deporte ingresen a los espectáculos deportivos", dijo el presidente.

Aseguran que cámaras estarán a tiempo

La necesidad de instalar cámaras de reconocimiento facial en el estadio Centenario, en el Gran Parque Central (Nacional) y el Campeón del Siglo (Peñarol) se manejó durante todo el año pasado.

El presidente Tabaré Vázquez puso como último plazo para que se cumpla con la medida el próximo 31 de marzo.

El secretario de asuntos económicos y financieros de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Ignacio Alonso, dijo a Ovación que la entidad cumplirá con el plazo establecido.

El 15 de febrero la empresa estatal Antel culminará con la obra civil para permitir el funcionamiento de la nueva tecnología. Esto implica el tendido de la fibra óptica, cableado, adaptación de espacios y levantamiento de postes para conectar el Estadio Centenario con los centros de control del Ministerio del Interior.

En total se instalarán 36 cámaras en las puertas de acceso del Estadio Centenario, y dos en el interior del estadio para captar las tribunas.

La empresa que ganó la licitación (DDBA) recibió US$ 500.000 que representan el 30% de la inversión total. Esto implica la instalación de las cámaras y el centro de monitoreo.