El Ejército ataca reforma de la Caja Militar: "Dicen falsedades"

En la conmemoración del 206 aniversario del Ejército y en presencia del presidente Tabaré Vázquez, el jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, hizo una fuerte crítica a la proyectada reforma del sistema de jubilación de los militares, al describir en tono irónico los "privilegios" que los uniformados tienen al pasar a retiro, sosteniendo que quienes eso afirman dicen "falsedades" y hacen "tergiversaciones malintencionadas".

El término "privilegios" que utilizó el general no fue escogido al azar, sino que esa es la forma en que la senadora frenteamplista Constanza Moreira se refiere al sistema empleado por el Servicio de Retiros y Pensiones Militares (SRPM), la llamado Caja Militar, quien más de una vez ha señalado que las jubilaciones de los militares constituyen "un privilegio".

"La realidad es que las Fuerzas Armadas han permanecido intocadas en sus privilegios jubilatorios en las últimas cuatro décadas; la ley Orgánica Militar que establece su régimen jubilatorio data de 1974 y no ha recibido modificaciones sustanciales", escribió Moreira en una reciente columna en Montevideo portal.

Y agregó en la misma ocasión que "la Caja Militar es financiada por todos. Las contribuciones de las FF.AA. a su sistema de retiros y pensiones solo logra solventar el 15%, el 85% restante lo solventan todos los uruguayos y uruguayas".

El tema del déficit de la Caja Militar ha sido discutido incluso en el seno de la bancada del Frente Amplio desde fines del año pasado, cuando el Ministerio de Economía y Finanzas envió un proyecto al Parlamento creando un impuesto a las jubilaciones de los retirados militares para abatir el déficit del SRPM antes de reformarlo.

Incluso, a mediados de enero el ministro Danilo Astori insistió en la necesidad de que el Parlamento apruebe el proyecto de ley que dispone la aplicación de un impuesto a los retiros y pensiones que cobran los militares. Pero en ese momento se le hizo llegar un mensaje categórico: la iniciativa no tenía los votos para ser aprobada en la Cámara de Diputados porque había varios legisladores oficialistas que no acompañaban más impuestos porque decían que eso le daría argumentos a la oposición para criticarlos.

Simultáneamente, las asociaciones de retirados de las FF.AA. han venido analizando el tema y preparan juicios de inconstitucionalidad.

"Privilegiados".

Ayer en la sede del Comando del Ejército, Manini Ríos pareció responderle directamente a Moreira, sin nombrarla, y a quienes sostienen que la Caja Militar presen-ta un déficit anual de unos US$ 400 millones, algo que los militares niegan. "En los últimos tiempos se han escuchado voces preocupadas por los privilegios de los militares. Sí señores, los 15.000 hombres y mujeres que integran el Ejército nacional son verdaderos privilegiados", dijo el comandante en jefe al final de su discurso con motivo de la celebración.

Los militares "tuvieron el privilegio de evacuar un 23 de diciembre a miles de vecinos de Artigas sorprendidos por la creciente más rápida de la historia. Tienen el privilegio de estar los 365 días del año al servicio de la sociedad de la que provienen y no reclamar por ello compensación ni trato especial alguno. Tuvieron el privilegio de llegar primero a Dolores el día más negro de su historia y de cortar con los saqueos; tuvieron el enorme privilegio de ser saludados por los montevideanos cuando, mientras todos festejaban el año nuevo, ellos trabajaban para alejar la emergencia sanitaria de la ciudad", reseñó el jefe de la fuerza de tierra.

Y agregó que "tienen el privilegio de llevar en su brazo la bandera uruguaya a los rincones más apartados del planeta, de recibir la sonrisa de un niño haitiano o camboyano, que encontraron en ellos el cariño que la vida les negó".

La conclusión del militar fue que "tienen el privilegio de sentirse no funcionarios sino servidores del Estado, y de asistir en silencio a las discusiones sobre su futuro, muchas veces teñidas de falsedades y tergiversaciones malintencionadas". Tras esta frase hubo aplausos en el acto.

Otra frase que levantó aplausos fue cuando Manini Ríos concluyó que los militares "tienen el privilegio de vivir su pobreza con dignidad y lucir con orgullo el uniforme que para ellos es su vida".

En tanto, el ministro de Defensa Jorge Menéndez compartió el análisis del jefe castrense al sostener que "el privilegio" que tienen los soldados "es poder servir a la patria".

El general Manini Ríos anunció que habrá un Liceo Militar en Tacuarembó, que se construirá este año el edificio y que ello obedece a "un reclamo creciente de la sociedad". También sostuvo que a partir de la venta de activos prescindibles se permitió la compra de una nueva sede para la Brigada de Infantería 5 en Durazno.

Mano abierta.

Asimismo, Manini Ríos expresó que el Ejército Nacional lleva como estandarte "la bandera artiguista, que representa la defensa de los más frágiles, de los marginados, excluidos, de los condenados a la desesperanza, a la nada, lo que conduce inexorablemente a la cultura de la muerte, del ocio, a la droga y al delito".

En otro tramo de su discurso, el comandante en jefe del Ejército sostuvo que se debe "encontrar la patria que Artigas soñó, esa patria que tanto molestó a las elites oligárquicas de su época, y en esa búsqueda sentimos que el arma tiene un rol protagónico a desempeñar".

Ante ello, el jefe militar dijo que el Ejército "ofrece su mano abierta y sus capacidades para contribuir a solucionar los problemas reales que hoy tiene la población".

"Otros casos de apología del delito no son tratados igual".

El coronel retirado Carlos Silva, presidente del Centro Militar (CM), dijo que la entidad espera con preocupación el fallo de la Justicia sobre el pedido fiscal de procesamiento del general retirado Raúl Mermot por un delito de apología de tortura, más teniendo en cuenta que "ha habido otros casos de dirigentes de izquierda que también han hecho apología del delito" y "la justicia no actúa de la misma forma".

El mes pasado el diputado Luis Puig y Sandro Soba, ambos integrantes del PVP, presentaron una denuncia penal por apología del delito de torturas y amenazas a la Justicia contra Mermot, presidente del Círculo Militar.

"Ha habido muchas declaraciones que podrían considerarse apología del crimen por parte de personas de izquierda que no han sido tratadas de la misma forma como el caso del general Mermot", dijo Silva a El País. "Eso marca una clara diferenciación de cosas que son parecidas", afirmó. Para los militares retirados lo que sucede con Mermot "es algo muy raro porque pensamos que se afecta la libertad de expresión. Además, se analiza palabra por palabra", dijo. "No quiero nombrar a nadie pero ha habido gente de izquierda que dijo que había matado a fulano o a mengano y nada", resumió.