Turismo: Uruguay apunta a mejorar estadísticas de ingreso de turistas en los puestos de frontera

Los brasileños que al llegar al país hacen trámites migratorios son 450.000 al año. A eso debe sumarse “los 110.000 cruceristas y 250.000 que ingresan por la frontera seca”, lo que supera los 800.000 ingresos anuales. “Hace 12 años eran 500.000, y el desafío es alcanzar el millón de brasileños por año”, explicó el ministro interino de Turismo, Benjamín Liberoff. Dada la gran cantidad de llegadas anuales, Uruguay trabaja junto a los demás países del Mercosur y la OMT (Organización Mundial de Turismo) para “homogeneizar” las estadísticas turísticas.

Cuando el Ministerio de Turismo difunde las estadísticas de turismo receptivo, sus autoridades aclaran que las cifras de visitantes al país no incluyen a quienes ingresan sin trámites migratorios, es decir, a aquellos que lo hacen por la frontera seca y los que arriban en barcos cruceros. Por lo tanto, si se pudiera cuantificar el número de turistas que acceden por ambas vías, los totales serían aún superiores.

Presidencia informó que para profundizar las estadísticas oficiales, hace cinco años la cartera inició, junto con los países del Mercosur más Chile y la Organización Mundial de Turismo (OMT), una consultoría de homogeneización de las estadísticas turísticas. El objetivo del trabajo es la identificación de metodologías para cuantificar los flujos turísticos en algunos puntos de la frontera entre Uruguay y Brasil y de la triple frontera entre el país norteño, Argentina y Paraguay, entre otros pasos, adelantó Liberoff a la Secretaría de Comunicación Institucional.

Cuantificar

El jueves 7, en la apertura de la tercera jornada académica “El turismo se estudia”, que se realizó en la Intendencia de Montevideo ante estudiantes y operadores públicos y privados del sector, el jerarca desarrolló un razonamiento que apuntó a cuantificar la incidencia de los turistas brasileños que ingresan por la frontera Rivera-Livramento.

“En Rivera debe haber una capacidad hotelera de 600 a 700 camas del lado uruguayo y unas 1.200 a 1.400 en Livramento. Normalmente los fines de semana los hoteles están llenos, lo que se traduce en más de 8.000 visitantes al mes solo en ese cruce fronterizo, casi 100.000 al año, sin incluir a los que lo hacen en ómnibus de excursiones”, explicó.

“Los brasileños que llegan a Uruguay y hacen trámites migratorios son 450.000, los que sumados a los 110.000 cruceristas y unos 250.000 que transitan por la frontera seca superan los 800.000 brasileños por año. Hace 12 años eran 500.000, y el desafío es alcanzar el millón de brasileños por año”, indicó.

Liberoff expresó que “en Europa se aplica una metodología de encuestas que se apoya en el aporte de información que ofrecen los alojamientos. En América Latina eso es particularmente difícil. A su vez, hay otros mecanismos que apuntan a ubicar cámaras en determinados puntos para el registro de vehículos y la cantidad de sus ocupantes, que se complementa con sondeos. Inclusive el uso de nuevas herramientas como los smartphones (teléfonos inteligentes) permiten el cruzamiento de información”, aclaró.