El sistema no logra autodepurarse aún

Por Ricardo J. Lombardo
Dos hechos conocidos en estos días han ayudado a profundizar la falta de credibilidad que vienen sintiendo los ciudadanos hacia sus gobernantes. En la feria, en el almacén, en las charlas de boliche que quedan, en las tertulias familiares, en los whatsapp de los amigos, se viene agravando una fea sensación de no creer en nada ni en nadie. Después de la traumática renuncia del Vicepresidente de la República el sábado pasado, pareció rescatarse algo: el pronunciamiento del Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio y la postura de algunos dirigentes que mostraron su intransigencia frente a los hechos denunciados.