AN difirió sesión sobre jucio político como acto de buena voluntad

A solicitud del jefe del bloque parlamentario de la oposición, Julio Borges, fue diferida la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, prevista para este martes, por lapso de una semana.

Durante su intervención en la sesión el diputado señaló que dicho diferimiento es una prueba de buena voluntad con respecto a la mesa de diálogo y a la intervención del Vaticano en la misma, publicó Globovisión.

Con respecto a la reunión exploratoria, Borges señaló que los puntos llevados a la mesa pasan por los temas de libertad, Constitución y derechos humanos en el país.

Referente al hilo constitucional expresó que se pidió que la AN recupere todo su poder constitucional, incluyendo la reincorporación de los diputados indígenas que aun no han asumido sus cargos.

Asimismo, la coalición opositora demandó la creación de un sistema de compra libre para alimentos y medicamentos, según lo expresó el diputado Borges.

En materia electoral la oposición planteó a la representación vaticana la necesidad de tener un nuevo arbitro electoral, la revisión del cronograma electoral y la posibilidad de adelantar las elecciones presidenciales.

Por su parte el jefe de la bancada del Gran Polo Patriótico (GPP), Héctor Rodríguez celebró el diferimiento de la interpelación presidencial y calificó el gesto de buen inicio. Sin embargo insistió en el hecho de que la Constitución no establece la posibilidad de un juicio político a la figura del Presidente.

Llamó a la AN a acatar los procedimientos establecidos en la Carta Magna y la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para entrar de nuevo en la legalidad.