A supuestas investigaciones negligentes atribuyen que a tres años Yanfre Beltrán siga desaparecido

Yanfre Anderson Beltrán Galvis.

Supuestas investigaciones negligentes por parte del CICPC-La Fría habrían llevado a que  al cumplirse hoy tres años del hecho, el comerciante Yanfre Anderson Beltrán Galvis  continúe desaparecido sin ninguna pista certera que los lleve a dar con su paradero.

Así lo señalaron sus familiares al explicar que durante tres años, la respuesta que le ha dado a la familia el funcionario encargado -o los encargados- del caso, siempre ha sido lo mismo: no hay rastro de él.

“Siempre es lo mismo, cuando vamos a  preguntar cómo van las averiguaciones sobre el caso, lo que nos responden es: ´si supiéramos algo, ya los hubiéramos llamado´; y eso para nosotros no es una respuesta válida. Cuando Aarón Díaz era Defensor del Pueblo nos comunicamos con él y le explicamos lo que estaba pasando, nos dijo que fuéramos a su oficina; pero cuando lo hicimos, él no nos atendió. Nadie nos atiende”, refirieron.

“Decimos que las investigaciones han sido negligentes porque no hemos obtenido ninguna respuesta, no han hecho nada realmente; o a lo mejor, si lo están haciendo, deben estarlo haciendo muy mal”.

Por lo tanto, agradecen a quien pudiera tener alguna información fidedigna sobre el paradero del comerciante, hacerla llegar a través del número telefónico: 0424-7420579.

Recordaron que el primero de noviembre de 2013, en horas de la mañana, hace exactamente tres años, Yanfre, quien para ese momento tenía 28 años de edad, salió de su casa en La Palmita, Coloncito, municipio Panamericano, sin decir a dónde iba, y ya no regresó.

Imaginó su familia que seguramente salió para hacer alguna diligencia personal o comercial, pues tenía poco tiempo de haberse asociado con otra persona en un establecimiento nocturno, pero de eso nadie supo dar respuesta.

Desde ese momento la familia no ha cesado en sus intentos de ubicarlo. Lo han hecho de distintas maneras, incluyendo seguir pistas que han resultado falsas, por lo que todo cuanto han hecho ha resultado infructuoso, su última esperanza eran las autoridades responsables de esclarecer este tipo de casos, pero por lo visto la familia de Yanfre está sola, nadie les ha tendido una mano. El teléfono celular del comerciante hasta el día de hoy sigue apagado. (MB)